Publicado 20/10/2021 10:31CET

Las fuerzas de seguridad cierran la 'Zona Verde' de Bagdad ante las protestas contra los resultados electorales en Irak

Archivo - Un policía de Irak en la capital, Bagdad
Archivo - Un policía de Irak en la capital, Bagdad - Ameer Al Mohammedaw/dpa - Archivo

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las fuerzas de seguridad de Irak han cerrado este miércoles la 'Zona Verde' de la capital, Bagdad, donde se encuentran la mayoría de edificios gubernamentales y legaciones diplomáticas, ante las últimas protestas contra los resultados de las elecciones parlamentarias anticipadas.

Según las informaciones recogidas por la agencia iraquí de noticias NINA, las fuerzas de seguridad han cerrado además al tráfico uno de los puentes en la zona ante las movilizaciones, que reclaman un recuento manual de los votos de los comicios, cuyos resultados han sido rechazados por los principales grupos proiraníes.

Así, durante la jornada de este miércoles continúa la sentada de decenas de personas frente al principal acceso a la 'Zona Verde' bagdadí, conectado por el Puente Suspendido en el área de Jadriya, sin que por ahora se haya informado de incidentes o detenidos.

Según los resultados preliminares publicados por la comisión electoral, el bloque Saairun, encabezado por el popular clérigo chií Muqtada al Sadr, ha sido el más votado en estos comicios al hacerse con 73 escaños.

Diversos partidos iraquíes alineados con Irán expresaron la semana pasada su rechazo a los resultados de las elecciones. "No aceptamos estos resultados inventados, sea cual sea el precio", dijo el líder de la Alianza Al Fatá, Hadi al Amiri.

La Alianza Al Fatá es parte de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), una coalición de milicias paramilitares --muchas de ellas alineadas con Irán-- que apoyaron la ofensiva del Ejército contra el grupo yihadista Estado Islámico.

Las parlamentarias, de carácter anticipado, fueron convocadas tras la grave crisis política en la que se vio sumido el país tras las masivas movilizaciones registradas en 2019, que forzaron la dimisión del Gobierno y la aprobación de una nueva legislación electoral.

Las protestas, que estallaron en octubre de 2019 y se saldaron con más de 550 muertos --según el balance oficial facilitado en julio de 2020--, supusieron una nueva muestra del desencanto de la población con la clase política ante los numerosos casos de corrupción, el mal estado de los servicios públicos y la crisis económica imperante en Irak.

Para leer más