El gobernador de Texas achaca al "fracaso" del Gobierno mexicano el despliegue en la frontera

Actualizado 04/07/2015 20:01:29 CET

MÉXICO DF, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

El gobernador de Texas, Rick Perry, ha achacado al "fracaso del Gobierno" mexicano en la lucha contra la inmigración y el tráfico de mercancías ilegales el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera común.

"Nuestros desafíos actuales son, en parte, consecuencia del fracaso del Gobierno mexicano para asegurar su frontera sur frente a la inmigración ilegal de niños que viajan solos desde Centroamérica o para desplegar los recursos adecuados para controlar el elemento criminal", ha dicho en una carta enviada al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto.

Perry ha sostenido que "tanto México como Texas deben asegurar su frontera de manera que disuada las actividades ilícitas mientras siguen permitiendo la inmigración legal y el comercio legítimo", por lo que ha instado a Peña Nieto a "dar los pasos necesarios para hacerlo".

"Nuestra frontera común representa una oportunidad común para garantizar el imperio de la ley y seguir con un diálogo productivo que aborde las realidades y los desafíos en desarrollo en cuanto a la seguridad fronteriza", ha dicho.

Perry ha explicado que, ante "la amenaza real" que las actividades ilegales "en la porosa frontera" suponían para Texas tuvo que desplegar a la Guardia Nacional. "Como gobernador, tengo la obligación de poner la seguridad de nuestros ciudadanos por delante", ha argumentado.

"Seguiré actuando como sea necesario para cumplir mis obligaciones constitucionales y cuando se trate de la seguridad de los texanos, no me disuadirá ningún tipo de retórica", ha adelantado el líder estadounidense.

INVITACIÓN A TEXAS

A pesar de las críticas, Perry ha invitado a Peña Nieto a visitar Texas "para ver de primera mano la profesionalidad de los soldados de la Guardia Nacional y de las demás fuerzas que trabajan para asegurar la frontera".

"Estaría encantado de recibirle en Texas y confío en que Estados Unidos y México puedan trabajar como socios para encontrar soluciones a estos desafíos, ahora y en el futuro", ha añadido el político republicano.

Perry ha indicado que, aunque "como cualquier amigo, no siempre coinciden, México y Estados Unidos comparten unos intereses y una cultura que les deben llevar a un diálogo honesto y respetuoso sobre los desafíos compartidos".

"Creo firmemente que nuestra continua prosperidad depende de nuestra relación, de que colaboremos para enfrentar los retos de seguridad en la frontera, en lugar de marginar la legítima opinión del otro", ha subrayado.

DESPLIEGUE EN LA FRONTERA

Perry, posible candidato a las primarias republicanas para ganar la Casa Blanca en 2016, ordenó la semana pasada el despliegue de 1.000 efectivos de la Guardia Nacional en la frontera, aduciendo que la Patrulla de Fronteras estaba desbordada por la masiva llegadas de inmigrantes ilegales, la mayoría niños centroamericanos.

"La medida unilateral tomada por el Gobierno de Texas es, sin lugar a dudas, errónea y no contribuye a los esfuerzos con los que se han comprometido ambos países para construir una frontera segura y dar una solución al fenómeno de la inmigración", dijo México en un comunicado enviado a Washington.

Peña Nieto se sumó al rechazo de su Gobierno, calificando de "desagradable" y "condenable" la actitud de Perry. "Nosotros hemos lamentado esta política que el estado de Texas ha implantado", dijo en una entrevista con el diario mexicano 'El Universal'.