El Gobierno de Áñez dice que la relación con México pasa un momento "incómodo" por los asilados en la Embajada

Publicado 28/11/2019 18:52:01CET
La autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez
La autoproclamada presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez - ABI

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las relaciones entre Bolivia y México atraviesan un momento "incómodo" debido a los antiguos miembros del Gobierno de Evo Morales que están asilados en la Embajada mexicana en La Paz, algunos de los cuales tienen órdenes de captura en su contra, según ha informado este jueves el Gobierno de Jeanine Áñez.

Karen Longaric, la nueva jefa de la diplomacia boliviana, ha explicado en un encuentro con prensa extranjera en La Paz que "Bolivia no va a otorgar salvoconductos a los ex ministros de Evo Morales asilados en la Embajada de México".

"Sabemos que esto generará una situación incómoda porque se van a quedar en esa Embajada por mucho tiempo, que pueden ser meses y hasta años", ha dicho Longaric, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias rusa Sputnik.

El Gobierno de Áñez cree que el asilo no está justificado para los ex colaboradores de Morales que están siendo investigados por la Justicia por delitos que incluyen terrorismo y sedición, algo que México no comparte.

La Fiscalía ha emitido órdenes de captura contra el ex ministro de Presidencia Juan Ramón Quintana; la ex ministra de Cultura Wilma Alanoca; el ex gobernador de Oruro Víctor Hugo Vásquez; el ex director de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación (Agetic) Nicolás Laguna; y el ex funcionario de informática del Órgano Electoral Sergio Daniel Martínez.

Longaric ya avanzó el miércoles que el Gobierno de Áñez no daría salvoconductos a estas cinco personas, por lo que su estancia en la Embajada mexicana se podría prolongar 'sine die'. Esta situación ya se dio con el senador Roger Pinto, acusado de delitos fiscales, que estuvo 15 meses recluido en la misión diplomática de Brasil hasta que logró huir a ese país.

"En días pasados, en una reunión con la embajadora mexicana (María Teresa Mercado), cuando le entregué los mandamientos de apremio para varios de los asilados (...), destaqué que se iba a presentar un problema muy grave para ellos e incómodo para nosotros", ha contado Longaric.

La ministra de Exteriores ha expresado su deseo de que la relación bilateral no se deteriore aún más. "Ellos (México) van a comprender en un tiempo más temprano que largo, van a flexibilizar su posición", ha confiado.

El Gobierno de Áñez, en cambio, sí ha dado salvoconductos a otros asilados en la Embajada mexicana, entre ellos el ex ministro de Economía Luis Arce.

CRISIS POLÍTICA

La crisis se desató tras las elecciones presidenciales del 20 de octubre, en las que Morales proclamó su victoria pero la oposición denunció un "fraude gigantesco". La Organización de Estados Americanos (OEA) hizo una auditoría del proceso electoral en la que halló "irregularidades".

Morales dimitió el pasado 10 de noviembre y huyó a México. Áñez, segunda vicepresidenta del Senado, se proclamó presidenta interina para llenar el vacío de poder dejado por el antiguo mandatario y la renuncia de otros altos cargos.

Ni Morales ni sus seguidores reconocen a Áñez porque consideran que su estancia en el Palacio Quemado es fruto de un "golpe de Estado". Ella, por su parte, ha aseverado que solo estará en el cargo el tiempo necesario para convocar nuevas elecciones.

Contador

Para leer más