El Gobierno se niega a negociar la rendición del LTTE y dice que ésta debe ser "incondicional"

Actualizado 05/02/2009 23:21:35 CET

LONDRES, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Sri Lanka rechazó hoy la posibilidad de negociar la rendición de los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE) y afirmó que ésta debe ser "incondicional". Los donantes internacionales, encabezados por Estados Unidos, habían pedido a los rebeldes que se planteasen dejar las armas para detener el derramamiento de sangre, coincidiendo con las importantes derrotas sufridas últimamente por los insurgentes.

El ministro de Defensa, Gotabaya Rajapaksa, declaró a la cadena británica BBC que el Gobierno no va a iniciar unas negociaciones para la rendición de los rebeldes, quienes "deberían rendirse incondicionalmente". "Antes deben dejar las armas", recalcó. Pero los Tigres Tamiles ya han dicho que no abandonarán la lucha armada hasta que tengan "garantías" de que van a vivir "con libertad, dignidad y soberanía".

Rajapaksa también rechazó la idea de un alto el fuego explicando que los insurgentes utilizaron el periodo de 48 horas de alto el fuego que se declaró la semana pasada para "perpetrar ataques suicidas cerca de las líneas del frente utilizando tres camiones cargados de explosivos".

Las comunidad internacional ha pedido a ambas partes que pongan fin a los combates para permitir que los heridos sean evacuados del noreste del país, donde estarían atrapados más de 250.000 civiles.

El ministro también descartó que el Gobierno vaya a conceder una amnistía a los altos mandos de los rebeldes, si bien dijo que los que se encuentran en niveles más bajos de la cadena de mando podrán salir de prisión, recibir una formación e integrarse en la sociedad.

BASE NAVAL REBELDE CAPTURADA

Por otro lado, un portavoz del Ejército, Brig Udaya Nanayakkara, anunció que las fuerzas gubernamentales han capturado "la última gran base naval de los Tigres Tamiles en la costa oriental" del país. Además, indicó que en los enfrentamientos que se produjeron ayer en la base de Chalai murieron quince rebeldes, tres de los cuales eran comandantes.

Sin embargo, esta información no ha podido confirmarse. El Ejército señaló tras los combates del mes pasado en los que la Marina dijo haber hundido cuatro embarcaciones del LTTE en el noreste que controla los mares. Asegura que los insurgentes sólo controlan 30 kilómetros de la costa. Por su parte, la página web TamilNet, favorable al LTTE; acusó de nuevo este jueves al Ejército de bombardear un hospital.

Mientras, los combates continúan en el noreste y un portavoz militar indicó que el Ejército ha repelido los ataques rebeldes en la zona de Mullaitivu. El presidente ceilandés, Mahinda Rajapaksa, ha subrayado que la derrota del LTTE es inminente.