El Gobierno de Yemen se prepara para lanzar una gran ofensiva sobre Saná

Actualizado 27/08/2015 23:36:00 CET

EL CAIRO, 27 Ago. (Reuters/EP) -

Las fuerzas leales al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, exiliado en Riad, planean lanzar en dos meses una gran ofensiva para recuperar Saná, donde los huthis se instalaron hace ya un año, según ha avanzado el ministro de Exteriores, Reyad Yassin Abdulá.

"La batalla por Saná comenzará en ocho semanas", ha contado a Reuters en una entrevista durante su visita a El Cairo. "De hecho, la resistencia dentro de Saná ya ha comenzado a movilizarse", ha revelado el jefe de la diplomacia yemení.

Abdulá ha sostenido que "hay muchas cosas que llevarán a la reconquista de Saná", pero lo cierto es que la lucha por controlar la capital se prevé ardua porque es la principal ciudad en manos de los rebeldes chiíes, después de varios reveses en el campo de batalla.

Los huthis tomaron Saná en septiembre de 2014 y apenas seis meses después entraron en Adén, la segunda ciudad de Yemen. Sin embargo, en julio perdieron el control de Adén después de intensos combates con los aliados de Hadi.

A estas alturas, Adén vive todavía un vacío de poder peligroso. Muchos ciudadanos han huido, incluidos los cuerpos de seguridad. Los habitantes que aún resisten, aseguran que las comisarías de Policía y los edificios oficiales están desiertos.

Fuentes de seguridad yemeníes han indicado a Reuters que en las últimas semanas han llegado unos 50 efectivos saudíes y tropas emiratíes para restaurar el orden en Adén y evitar que vuelva a caer en poder de los huthis.

"Hay algunas fuerzas de Arabia Saudí, de Emiratos Árabes Unidos y del Consejo de Cooperación del Golfo, pero la mayoría de sus tareas son técnicas", ha afirmado Abdulá, detallando que están ayudando a entrenar a los efectivos yemeníes.

CRISIS YEMENÍ

Arabia Saudí asumió el 25 de marzo el liderazgo de la 'Operación Tormenta Definitiva', con la que, junto a otros nueve países de la región, tiene como intención declarada "repeler a las milicias huthis, Al Qaeda y el Estado Islámico" en Yemen.

Las monarquías del Golfo Pérsico temen que la influencia de Irán en la región se extienda con el ascenso de los huthis al poder, en medio de la inestabilidad generada por el conflicto iraquí y la guerra civil en Siria.

El presidente yemení había apelado directamente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en una carta para que autorizara una intervención militar para frenar "la agresión de los huthis" contra su Gobierno.

La crisis política en Yemen, fruto de las disputas intestinas no resueltas con la caída del Gobierno de Alí Abdulá Salé, en 2011, se agravó el pasado mes de septiembre con la irrupción en Saná de los rebeldes chiíes.

Los huthis, que históricamente han reivindicado mayor autonomía para el norte de Yemen, llevaron a Hadi y su Gobierno a dimitir en bloque y a refugiarse en Riad, evidenciando así la pugna por el control de un país al borde de la guerra civil.

Para leer más