Un grupo de enmascarados asalta la sede de la Corporación de Radiodifusión Palestina en Ciudad de Gaza

Publicado 04/01/2019 22:26:37CET

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de asaltantes ha provocado este viernes daños materiales en la sede de la Corporación de Radiodifusión Palestina (PBC) en la Ciudad de Gaza, un suceso que se ha saldado con la destrucción de gran parte del material presente en la misma.

Según las informaciones facilitadas por la agencia palestina de noticias WAFA, un total de cinco hombres enmascarados y armados con pistolas, bates y objetos punzantes han irrumpido en el edificio, ubicado en el bario de Tal al Haua.

Durante el asalto han destrozado equipamiento de grabación y emisión, cámaras, ordenadores, muebles y las cámaras de vigilancia, así como retratos del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y del fallecido líder palestino Yaser Arafat.

El portavoz del Gobierno palestino, Yusef al Mahmud, ha condenado el incidente, que ha descrito como "un ataque bárbaro de mercenarios y escuadrones pagados del caos". La PBC es dependiente de la Autoridad Palestina.

Por su parte, Ahmad Assaf, supervisor general de Medios Oficiales, ha acusado de lo sucedido al Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), que controla el enclave palestino, si bien no ha presentado pruebas que respalden las acusaciones.

"Este crimen llega al hilo del ataque israelí contra los medios oficiales palestinos. Hace pocos días, un corresponsal de Palestine TV resultó herido en Nablús cuando informaba sobre los crímenes de la ocupación. Antes de eso, WAFA fue objeto de una redada (del Ejército israelí)", ha denunciado.

"Hamás está profundamente implicado en esta conspiración", ha dicho Assaf, quien es además presidente de la PBC, tal y como ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

La propia PBC ha señalado que lo sucedido "es un reflejo claro de la mentalidad del movimiento Hamás y las bandas criminales que creen sólo en su voz y que buscan suprimir las libertades".

En respuesta, Hamás ha condenado lo sucedido y ha pedido a los trabajadores de la cadena que cooperen con las investigaciones. "Lo que ha pasado es rechazable, y lo condenamos", ha dicho Eyad al Bozom, en un comunicado emitido por el Ministerio del Interior gazací.

La separación administrativa y territorial se produjo en 2007 tras la victoria de Hamás en las elecciones legislativas de 2006. La victoria del movimiento islámico en los comicios provocó que la comunidad internacional cortara sus ayudas a las autoridades palestinas.

Esto abocó a Al Fatá y a Hamás a unos enfrentamientos que finalizaron con la separación territorial y administrativa de Cisjordania y la Franja de Gaza. Desde entonces, Al Fatá controla Cisjordania --a pesar de no haberse hecho con la victoria en las elecciones-- y Hamás está al frente de la Franja.

Ambas formaciones sellaron el 12 de octubre de 2017 en El Cairo un histórico acuerdo con el que aspiraban a volver a aunar políticamente Cisjordania y la Franja de Gaza.

Sin embargo, la formación islamista lo dio por fracasado cerca de un mes después a causa de las divisiones que persisitían entre ambas facciones, que se agravaron con la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital israelí.

Una de las divergencias clave llegó en diciembre de 2017, después de que aparentemente se incumpliese el plazo marcado para la cesión total del poder en la Franja de Gaza a la Autoridad Palestina.

Contador