Guaidó acepta el llamamiento de Noruega para una nueva ronda de negociaciones con el Gobierno

Venezuela.- Guaidó reconoce que el plan de la oposición para derrocar a Maduro no funcionó
Rafael Hernandez/dpa - Archivo
Publicado 26/05/2019 2:59:32CET

MADRID, 26 May. (EUROPA PRESS) -

El autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela, Juan Guaidó, ha aceptado el llamamiento del Gobierno de Noruega para una nueva ronda de negociaciones entre las delegaciones del Gobierno y la oposición con el objetivo de seguir "una ruta muy clara" que pasa, según ha explicado a través de la red social Twitter, por el "cese de la usurpación, un gobierno de transición y la celebración de elecciones libres".

Así, el presidente de la Asamblea Nacional ha emitido un comunicado oficial en el que ha anunciado su decisión de "seguir avanzando tanto en la construcción de una fuerza de cooperación como en la mediación internacional para lograr una salida de la dictadura y, por ende, de la crisis".

La delegación que acudirá a Oslo estará conformada por el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela, Stalin González, Fernando Martínez Morrola y Gerardo Blyde, con la asesoría técnica de Vicente Díaz, según este comunicado.

En este sentido, ha trasladado al país su decisión de acudir a la mesa de negociación celebrada en Oslo para "explorar una posible salida, negociada, de la dictadura y de esta grave crisis". En este mismo comunicado, Guaidó ha destacado que la negociación es necesaria para lograr el "cese de la usurpación, una transición y elecciones libres".

"Para evitar un uso engañoso que se pueda dar a este proceso y generar desconfianza, dividirnos y aliviar presión, informaremos oportunamente sobre los pasos que se den en esta instancia", ha añadido.

Por último, ha insistido en que su compromiso "es y sigue siendo a favor de los venezolanos. Y en ese orden todas las opciones siguen estando sobre la mesa".

El Ministerio de Exteriores del país nórdico ha emitido un comunicado este sábado en el cual anunciaban que "los representantes de las principales fuerzas políticas en Venezuela tomaron la decisión de regresar a Oslo la próxima semana para continuar el proceso (de diálogo) auspiciado por Noruega".

"Queremos reiterar nuestro compromiso a la hora de seguir persiguiendo una solución acordada entre ambas partes en Venezuela", añadió la nota del Ministerio, que espera que estas conversaciones contribuyan a "fomentar un calendario pacífico".

Desde la muerte de Hugo Chávez, en 2013, Gobierno y oposición han protagonizado numerosos contactos. La última tentativa se produjo entre septiembre de 2017 y febrero de 2018 en República Dominicana. Es la vez que más cerca han estado del acuerdo, pero descarriló.

Entonces, el dirigente de Primero Justicia Julio Borges capitaneó la delegación opositora. Este jueves, tanto él como su partido político han aclarado que están en contra de esta iniciativa. El ex alcalde metropolitano de Caracas Antonio Ledezma, de Alianza Bravo Pueblo, también ha rechazado una eventual negociación, recordando los anteriores intentos. El último, ha subrayado en la misma red social, fue "otro diálogo chimbo".

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ofreció un nuevo diálogo tras las elecciones presidenciales celebradas el 20 de mayo de 2018, no reconocidas ni por la oposición ni por buena parte de la comunidad internacional, que las califican de fraude, pero la otra parte se negó por considerar que se trataba de una nueva maniobra para ganar tiempo.

El propio Guaidó, erigido en gran líder de la oposición venezolana tras su autoproclamación del 23 de enero, se ha negado en reiteradas ocasiones en estos cuatro meses de "presidencia encargada" a volver a sentarse a la mesa de negociaciones.

La crisis política empeoró el 10 de enero, cuando Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años fundado en su triunfo electoral. En respuesta, Guaidó se autoproclamó mandatario interino con el objetivo de cesar la "usurpación", crear un gobierno de transición y celebrar "elecciones libres".

Estados Unidos, la mayoría de los países latinoamericanos, incluido Colombia, y numerosos europeos, entre ellos España, han reconocido a Guaidó como "presidente encargado". No obstante, Maduro cuenta con importantes apoyos, como Rusia, China y Turquía, además de Cuba, Nicaragua y Bolivia.

La situación se ha agravado a raíz del 30 de abril, cuando Guaidó y un liberado Leopoldo López capitanearon un alzamiento militar que, según la versión estadounidense, se vio frustrado por la intervención de Rusia y Cuba. Desde entonces, el vicepresidente de la Asamblea Nacional ha sido detenido y la Justicia ha señalado a varios diputados.

Contador

Para leer más