Hamás asegura haber detenido a 45 personas tras la operación encubierta de Israel en Gaza en noviembre

Policía palestino en Gaza
REUTERS / IBRAHEEM ABU MUSTAFA
Publicado 08/01/2019 23:31:16CET

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) ha anunciado este martes la detención de un total de 45 personas sospechosas de ser "agentes de Israel" y haber participado en la operación encubierta que llevó a cabo el Ejército israelí el 11 de noviembre en la Franja de Gaza.

El Ministerio del Interior gazací ha señalado que las confesiones de varios "colaboradores" han permitido llevar a cabo las detenciones, según ha informado la agencia palestina de noticias Maan. La operación israelí se saldó con la muerte de siete milicianos palestinos y un soldado israelí.

Así, el portavoz del Ministerio, Iyad Bazum, ha resaltado que todas estas personas están bajo investigación, al tiempo que ha manifestado que las autoridades de Hamás han logrado "desarticular" varias operaciones israelíes en Gaza en los últimos años.

"El movimiento de los agentes de la ocupación sobre el terreno se ha convertido en algo difícil, lo que llevó a la invasión de las fuerzas ocupantes, con un resultado desastroso, como ocurrió en Jan Yunis hace dos años", ha destacado.

El brazo armado del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), las Brigadas Ezzeldín al Qassam, publicó a mediados de noviembre las fotografías de los ocho israelíes que presuntamente participaron en la operación.

En su comunicado, las Brigadas Ezzeldín al Qassam desvelaron que seis hombres y dos mujeres lograron darse a la fuga después del enfrentamiento, al tiempo que pidieron "ayuda" para obtener más información sobre estas personas.

Las Brigadas Ezzeldín al Qassam publicaron además una serie de fotografías de los que serían los implicados en la operación junto a varios números de teléfono para recibir información. Por contra, no facilitaron nombres de los supuestos agentes.

En respuesta, el Ejército israelí publicó un comunicado en nombre del censor de las Fuerzas Armadas reclamando a la población y los medios de comunicación que no publiquen ninguna información sobre la citada operación encubierta.

"Hamás está intentando descifrar y entender el incidente que tuvo lugar dentro de la Franja de Gaza el 11 de noviembre, y cualquier información, incluso si se considera inocua, puede poner en peligro vidas humanas y dañar la seguridad del Estado", manifestó.

Por ello, pidió que "se actúe de forma responsable" y ha solicitado que no se reenvíe ningún tipo de información relativa a la operación que haya podido llegar a través de las redes sociales. Tras ello, el Ejército de Israel anunció la apertura de una investigación operacional.

LA OPERACIÓN

Entre los muertos en la operación figuró Nurredín Mohamad Salamé Baraka, un alto cargo de las Brigadas Ezzedín al Qassam que aparentemente era el objetivo de la operación encubierta de un comando israelí.

El Ministerio de Sanidad de la Franja identificó al resto de fallecidos como Muhamad Mayed Musa al Qarra, Ala al Din Muhamad Quaidar, Mustafá Husein Muhamad Abú Odé, Muhamad Atalá Musbá, Alaa Nasralá Fuseifes y Amer Nayi Musalam Abú Jater.

Hamás explicó tras el suceso que los enfrentamientos comenzaron cuando efectivos israelíes dispararon contra milicianos de Hamás desde un coche de las fuerzas de seguridad israelíes y mataron a cuatro de ellos. Las fuerzas de Hamás respondieron y persiguieron a los israelíes.

El Ejército israelí indicó posteriormente que la "actividad operacional" del Ejército se había saldado con la muerte de un militar y con otro herido. El fallecido es un teniente coronel cuya identidad no ha trascendido.

"La operación especial no tenía como objetivo matar o secuestrar a terroristas, sino fortalecer la seguridad de Israel", dijo el Ejército en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter.

"La fuerza llevó a cabo una batalla heroica y muy compleja y pudo replegarse en su totalidad. Aplaudimos la valentía del teniente coronel M. y sus compañeros", agregó.

Tras el incidente, las milicias palestinas dispararon cientos de proyectiles contra territorio israelí, lo que llevó a Israel a bombardear distintos puntos de la Franja. Estos nuevos incidentes dejaron siete palestinos muertos en la Franja y un palestino muerto en Israel.

Finalmente, las partes alcanzaron un alto el fuego dos días después con la mediación de Egipto, lo que llevó al ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, a dimitir en protesta contra lo que describió como "rendición ante el terrorismo".

Contador