Publicado 22/06/2021 10:34

Heridos 20 palestinos y una israelí en enfrentamientos en el barrio de Sheij Jarrá, en Jerusalén Este

Archivo - Agentes de la Policía israelí durante los disturbios con palestinos en Jerusalén
Archivo - Agentes de la Policía israelí durante los disturbios con palestinos en Jerusalén - AMIR LEVY/GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

Al menos 20 palestinos y una israelí resultaron heridos en la noche del lunes en el marco de unos enfrentamientos en el barrio de Sheij Jarrá, en Jerusalén Este, escenario de un repunte de las tensiones durante los últimos meses por la orden de desalojo de familias palestinas de la zona.

Según las informaciones recogidas por el diario israelí 'The Times of Israel', manifestantes palestinos atacaron una vivienda judía en la zona, tras lo que los residentes respondieron con el lanzamiento de piedras y el uso de gases lacrimógenos, desencadenando unos enfrentamientos.

Así, residentes judíos han indicado que los manifestantes lanzaron cócteles molotov y piedras contra varias viviendas, hiriendo a una mujer embarazada que fue alcanzada con una pedrada en la espalda, tal y como ha informado el citado diario.

Las fuerzas de seguridad israelíes intervinieron con el uso de medios antidisturbios, incluido el lanzamiento de gases lacrimógenos y el disparo de balas de goma, hiriendo a 20 palestinos, según ha señalado la Media Luna Roja Palestina.

El organismo ha resaltado que trece de los heridos fueron atendidos por inhalación de gases lacrimógenos, tres por el uso de gas pimienta, dos por el impacto de balas de goma y otros dos por heridas causadas por golpes de porra.

Por su parte, la Policía ha indicado que cuatro palestinos fueron arrestados en el marco de los incidentes, incluido uno por lanzar fuegos artificiales contra las fuerzas de seguridad, mientras que los otros tres fueron detenidos por "causar disturbios".

Sheij Jarrá ha sido escenario de numerosas manifestaciones y enfrentamientos durante los últimos meses para protestar contra la decisión de desahuciar a varias familias palestinas de la zona, tensiones que se expandieron a otros puntos de Jerusalén a principios de mayo.

Las tensiones repuntaron cuando las fuerzas de seguridad israelíes irrumpieron en la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes, a lo que Hamás respondió el 10 de mayo con el disparo de proyectiles, lo que llevó a Israel a bombardear objetivos en la Franja de Gaza.

Los combates, que llegaron a su fin once días después, se saldaron con más de 250 muertos en el enclave palestino y doce en Israel, entre ellos una ciudadana india y dos filipinos, además de más de 20 palestinos muertos por disparos de las fuerzas de seguridad israelíes en Cisjordania.

Más información