HRW acusa a las autoridades y milicias de Misrata de bloquear el regreso de desplazados a Tawergha

Desplazados de la ciudad de Tawergha en Benghazi
REUTERS / ESAM AL-FETORI
Publicado 16/02/2018 8:06:01CET

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de la localidad libia de Misrata y varios grupos armados están bloqueando el regreso de desplazados a la ciudad de Tawergha, según ha denunciado este viernes la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW).

"Las milicias y las autoridades de Misrata que están impidiendo que 40.000 desplazados forzosos regresen a sus viviendas tras siete años viviendo en pésimas condiciones están siendo crueles y vengativas", ha lamentado la directora de HRW para Oriente Próximo y Norte de África, Sarah Leah Whitson.

"Las autoridades de Trípoli --en referencia al gobierno de unidad respaldado por la comunidad internacional-- deben actuar para garantizar que la gente que estaba de camino a Tawergah llega de forma segura y ayudarlas a reconstruir sus vidas", ha agregado.

Las autoridades de Libia anunciaron el 1 de febrero un aplazamiento del regreso de los desplazados de la ciudad, que fue saqueada en 2011 por las fuerzas rebeldes en represalia por el apoyo prestado al Gobierno de Muamar Gadafi.

El ministro para Asuntos de los Desplazados en el gobierno de unidad, Yusif Jalal, afirmó entonces que el retorno había sido aplazado hasta que se ponga fin a una disputa con las autoridades de Misrata.

El Consejo Militar de Misrata, el Consejo de Sabios de Misrata y la Asociación de Familias de Mártires y Desaparecidos de Misrata se opusieron el 31 de enero a los retornos argumentando que partes del acuerdo no se habían cumplido.

El 4 de febrero, milicias de Misrata atacaron uno de los campamentos ubicados en los alrededores de la localidad.

HRW ha señalado que desde el 1 de febrero han muerto dos personas a causa de infartos mientras esperaban su regreso en campamentos en los alrededores de la ciudad, resaltando que los mismos no cuentan con las instalaciones médicas adecuadas.

Asimismo, ha reclamado a la fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional (TPI), Fatou Bensouda, que investigue a aquellos supuestamente implicados en crímenes contra la humanidad contra la comunidad tawergha.

"Las autoridades de Libia y Naciones Unidas tienen papeles clave que jugar a la hora de hacer frente a estos saqueadores de Misrata", ha dicho Whitson, agregando que "tras aceptar un generoso paquete de compensaciones, es deplorable que grupos de Misrata sigan intentando sabotear de forma violenta un acuerdo negociado durante mucho tiempo".

El activista y portavoz del Consejo Local de Tawergha, Emad Ergeha, ha indicado que el número de personas que residen en los campamentos ha variado en las últimas semanas, debido a que muchas familias han vuelto a Trípoli o se han ido a otras ciudades debido a las malas condiciones climatológicas, la falta de instalaciones sanitarias y las malas condiciones de vida en el lugar.

La población de Tawergha ha intentado volver en varias ocasiones a la ciudad desde su desplazamiento forzoso, si bien estos intentos han sido rechazados en todas las ocasiones por milicias de Misrata.

En este sentido, la ONG ha criticado que "ha habido una falta de rendición de cuentas para los crímenes cometidos contra loa tawergha", agregando que "las autoridades libias sólo han juzgado crímenes atribuidos a los tawergha".

Así, ha recordado que "ciertos abusos cometidos como parte de un ataque generalizado y sistemático contra la población civil, incluida la tortura, las detenciones arbitrarias y el desplazamiento forzoso, podrían equivaler a crímenes contra la Humanidad".

HRW ha recordado que la Comisión Internacional de Investigación sobre Libia --respaldada por la ONU-- concluyó en marzo de 2012 que milicias de Misrata eran responsable de crímenes contra la Humanidad contra los tawergha y que la destrucción de la ciudad "fue llevada a cabo para hacerla inhabitable".

"La fiscal jefe del TPI debe comprometerse a investigar a los implicados en crímenes graves contra la población de Tawergha. Las autoridades libias están también obligadas a permitir a esta comunidad desplazada regresar a casa con total seguridad y sin riesgo de represalias", ha remachado Whitson.

Gadafi, que fue derrocado en la guerra civil que se desató en el contexto de la llamada 'Primavera Árabe', usó Tawergha como plataforma para lanzar ataques contra la ciudad occidental de Misrata, uno de los núcleos rebeldes. Tras la ejecución del dictador, las milicias opositoras saquearon Tawergha, provocando el desplazamiento masivo de sus habitantes.