HRW acusa al Gobierno francés de denegar protección a los menores migrantes no acompañados

Publicado 05/09/2019 8:07:45CET
Niños no acompañados en el norte de Francica
Niños no acompañados en el norte de FrancicaREUTERS - Archivo

MADRID, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha acusado este jueves al Gobierno de Francia de denegar la protección necesaria a menores migrantes no acompañados en la región de los Alpes, donde son sometidos a procedimientos de verificación de edad defectuosos.

En el informe 'Sujetos al capricho: El trato que reciben los niños migrantes no acompañados en los Altos Alpes franceses', la organización ha denunciado que estos procedimientos hacen que los menores no tengan acceso a los cuidados y medidas de protección que necesitan.

"La protección de los niños no debería ser una cuestión de capricho", ha manifestado la directora de Human Rights Watch para Francia Bénédicte Jeannerod. "Las certificaciones de edad deberían darles a los niños la oportunidad de recibir un proceso justo, en lugar de ser una excusa para denegarles protección", ha manifestado.

El documento revela que los examinadores encargados de certificar la condición de un niño menor de 18 años no cumplen con los estándares internacionales. HRW ha señalado que los examinadores en cuestión recurren a varias justificaciones para denegar la protección a los niños.

"Entre ellas se destacan: pequeños errores que comenten los menores con las fechas, su desconfianza para abordar en detalle las experiencias traumáticas que vivieron o el trabajo que llevaban a cabo en sus países de origen o durante el tránsito", recoge el texto.

HRW ha encontrado deficiencias similares en los procedimientos de evaluación de la edad en París y ha escuchado testimonios sobre la toma de decisiones arbitrarias por parte de las autoridades en otros lugares de Francia. Esto sugiere que los procedimientos defectuosos son un problema generalizado en toda Francia.

Según la legislación francesa, los niños no acompañados deben ser atendidos por el sistema de protección infantil, el Service de l'aide sociale à l'enfance (ASE). Como primer paso, las autoridades de bienestar infantil requieren que los niños no acompañados se sometan a evaluaciones de edad antes de ser reconocidos formalmente como menores.

Las normas internacionales exigen que la evaluación de la edad se use como último recurso y solo cuando haya serias dudas sobre la edad declarada de una persona y falten pruebas documentales.

Las regulaciones francesas estipulan que las evaluaciones de edad deben realizarse de una manera "caracterizada por la neutralidad y la compasión". Siguiendo los estándares internacionales, las evaluaciones de edad deben otorgar el beneficio de la duda cuando existe una posibilidad razonable de que la edad declarada sea correcta.

Una consecuencia inmediata de una evaluación negativa de la edad es el desalojo del refugio de emergencia para niños no acompañados, incluso para aquellos que solicitan una revisión ante un juez, según ha alertado la ONG.

"Ayudar a niños y adultos necesitados, cualquiera que sea su situación migratoria, nunca debería ser tratado como un delito", ha destacado Jeannerod. "Los niños migrantes deben ser justamente evaluados para recibir la protección a la que tienen derecho", ha añadido.

Contador

Para leer más