HRW denuncia la ejecución de dos menores de edad en Irán

Ejecución en la horca en Irán
MORTEZA NIKOUBAZL / REUTERS - Archivo
Publicado 02/05/2019 8:53:21CET

MADRID, 2 May. (EUROPA PRESS) -

Dos adolescentes de 17 años fueron ejecutados la s emana pasada en el sur de Irán en una "aberrante violación de las obligaciones en materia de Derechos Humanos" del país, según ha denunciado Human Rights Watch (HRW).

De acuerdo con la ONG, los primos Mehdi Sohrabifar y Amin Sedaghat fueron ejecutados en la prisión de Adel Abad, en Shiraz, en la provincia de Fars, el pasado 25 de abril. Ambos habían sido detenidos en 2017, cuando tenían 15 años, por varios cargos que incluían entre otros violación, de acuerdo con una fuente consultada por HRW.

Los dos adolescentes permanecieron recluidos en un centro de detención juvenil hasta su traslado un día antes de su ejecución a la prisión de Adel Abad. Según los documentos a los que ha tenido acceso HRW, Sohrabifar fue diagnosticado con una discapacidad intelectual y asistía a una escuela para niños con discapacidades.

El Tribunal Supremo de Irán, según la fuente con la que habló la ONG, rechazó la pena de muerte pero un tribunal en Shiraz volvió a imponerla y el Supremo optó por ratificarla. Además, un médico forense determinó que ambos adolescentes habían alcanzado la madurez suficiente para comprender la naturaleza de sus delitos.

Según HRW, las autoridades no habían informado ni a las familias ni a sus abogados sobre el veredicto y fue solo después de que les visitaran en la cárcel de Adel Abad cuando les dijeron que sería su última visita.

"No hay ninguna justificación para ejecutar a niños", ha denunciado el subdirector para Oriente Próximo de HRW, Michael Page. "Las autoridades iraníes trasladaron a Mehdi Sohrabifar y Amin Sedaghat directamente del centro juvenil al patíbulo", ha lamentado.

HRW ha recordado que el Derecho Internacional prohíbe estrictamente el uso de la pena capital en todos los casos en que el acusado tenía menos de 18 años cuando cometió el delito. En los últimos años, las autoridades iraníes han esperado a que el menor condenado cumpla los 18 años antes de ejecutarle.

Irán es uno de los cinco países que se sabe que han ejecutado a personas que eran menores de edad cuando cometieron el delito desde 2013 junto con Pakistán, Arabia Saudí, Sudán del Sur y Yemen. Entre 2014 y finales de 2017, Irán ejecutó a al menos 25 personas por crímenes cometidos cuando eran menores, según Amnistía Internacional e Iran Human Rights. En 2018, fueron siete los ejecutados en estas circunstancias.

"Hasta que Irán prohíba la pena de muerte, los jueces iraníes deberían usar la autoridad legal que tienen para evitar que menores sean ejecutados por el Estado", ha defendido Page. "El sistema judicial penal iraní obvia las normas universales y demuestra una crueldad innecesaria, no justicia, con las horribles ejecuciones de Sohrabifar y Sedaghat", ha subrayado.

Contador

Para leer más