HRW insta a Birmania y Bangladesh a suspender la repatriación de rohingyas

Publicado 21/08/2019 6:40:42CET
Campo de refugiados rohingya en Cox's Bazar
Campo de refugiados rohingya en Cox's Bazar - REUTERS / MOHAMMAD PONIR HOSSAIN - Archivo

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

La organización Human Rights Watch (HRW) ha instado este martes a los gobiernos de Birmania y Bangladesh a suspender sus planes para repatriar a refugiados rohingyas hasta que no sea seguro.

"Birmania aún no ha abordado la persecución sistemática y la violencia contra los rohingyas, por lo que los refugiados tienen todas las razón al temer por su seguridad si regresan", ha indicado la directora para el sur de Asia de HRW, Meenakshi Ganguly.

"Bangladesh ha sido generoso con los rohingya, aunque las condiciones en los campamentos han sido difíciles, pero ningún refugiado debe sentirse obligado a regresar a un lugar que no es seguro", ha aseverado.

La Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y las autoridades de Bangladesh han comenzado este martes una consulta a más de 3.000 rohingyas refugiados en ese país, que figuran en una lista aceptada por Birmania para la repatriación, para determinar su voluntad de volver a la provincia de Rajine, de donde huyeron de una situación calificada por la ONU de "intento genocida".

Más de 730.000 rohingyas abandonaron Birmania en 2017 y llegaron a los campos de Cox's Bazar, de los cuales Bangladesh hizo una lista de 22.000 candidatos para que el país vecino considerase su repatriación, pero solo 3.450 de ellos han pasado el filtro.

"Sabemos que miles de rohingya en Birmania están todavía en campos de detención", ha señalado un refugiado a HRW, refiriéndose a alrededor de 125.000 rohingya que han sido confinados a campamentos en el estado de Rajine desde 2012. "Si esas personas son liberadas y regresan a sus aldeas, entonces sabremos que es seguro y volveremos a casa", ha aseverado.

"Muchos rohingya han dicho que les gustaría volver a Birmania siempre y cuando no sufran los mismos abusos, indignidades y atrocidades que han sufrido en el pasado", ha detallado Ganguly.

"Bangladesh no debería unirse a esta peligrosa carrera para enviar a los refugiados de vuelta a condiciones en las que puedan verse obligados a huir de nuevo", ha manifestado.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá este miércoles a puerta cerrada para discutir este asunto a petición de Bélgica, Reino Unido, Francia, Alemania y Estados Unidos.

La situación de violencia de la que huyeron los rohingyas fue desencadenada por unos ataques a las autoridades por parte del grupo insurgente Ejército de Salvación Arakan Rohingya, clasificado por Birmania como un grupo terrorista. El Gobierno de Birmania ha hecho un escrutinio minucioso de la lista de refugiados para determinar que esas personas realmente habían vivido en Rajine y que no habían tenido que ver con los enfrentamientos.