Publicado 19/07/2021 21:37CET

Una huelga de hambre y sed de inmigrantes sin papeles hace tambalearse al Gobierno belga

Imagen de parte de los 475 inmigrantes sin papeles en huelga de hambre en la Iglesia de San Juan Bautista de Bruselas
Imagen de parte de los 475 inmigrantes sin papeles en huelga de hambre en la Iglesia de San Juan Bautista de Bruselas - LANDEMARD / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Patronales y sindicatos han pedido la regularización con permiso de trabajo por la escasez de mano de obra no cualificada

MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Partido Socialista belga y el partido ecologista Ecolo han advertido este lunes de que abandonarán la coalición del Gobierno belga si muere alguno de los 475 inmigrantes sin papeles que han iniciado una huelga de hambre indefinida para pedir su regularización.

Los huelguistas están en la Iglesia de San Juan Bautista de Bruselas en huelga de hambre desde el 23 de mayo y algunos de ellos iniciaron huelga de sed el pasado 16 de julio. El estado médico de los inmigarntes se deteriora por horas y este lunes por la mañana una decena de ellos han tenido que ser trasladados para recibir atención médica, informa el diario belga 'Le Soir'.

Ante esta situación, el viceprimer ministro socialista, Pierre-Yves Dermagne, ha informado ya al primer ministro belga, Alexander De Croo, del partido Liberales y Demócratas Flamencos, de que los ministros y secretarios de estado socialistas dimitirán "en una hora" si muere alguno de los huelguistas. Ecolo se ha pronunciado en la misma línea y habría ya infromado también a De Croo de sus intenciones.

Los socialistas han mostrado así su descontento con la gestión de esta crisis, mientras el copresidente del partido Ecolo, Jean-Marc Nollet, publicaba en Twitter que "nuestras acciones tendrán coherencia total con nuestras palabras y ayer se lo comunicamos al primer ministro".

Fuentes de 'Le Soir' han confirmado que ambas formaciones han mantenido esta postura en el Consejo de Ministros a puerta cerrada.

APOYO DE PATRONAL Y SINDICATOS

El pasado martes las organizaciones patronales y sindicales pidieron un permiso de trabajo para legalizar a los inmigrantes. "Muchos inmigrantes indocumentados trabajan en empleos con escasez de mano de obra", señalan los firmantes, entre los que se encuentras los responsables de la Unión Valona de Empresas (UWE), de la Federación Patronal de Bruselas (BECI) y los sindicatos Confederación de Sindicatos Cristianos (CSC) o la Federación General del Trabajo de Bélgica (FGTB).

"Los empresarios de Bruselas, pero también de Flandes y Valonia, buscan desesperadamente electricistas, fontaneros, panaderos, carniceros, canteros, camioneros, enfermeras, etcétera", han recordado, una demanda agravada por la crisis del coronavirus.

Dos tercios de los inmigrantes encerrados en la iglesia de Bruselas tarbajan en el país de forma ilegal, destacan los sindicatos y patronales, que alertan además de que el coste de la deportación es alto.

La mayoría de los participantes en la acción de protesta llevan muchos años viviendo y trabajando en territorio belga e incluso han formado familias en el país. Se trata de mujeres y hombres marroquíes, tunecinos, egipcios, paquistaníes y nepalíes

Contador

Para leer más