India.- Mujeres indias forman una cadena humana en protesta por los asesinatos de recién nacidos y de fetos femeninos

Actualizado 01/08/2007 21:25:06 CET

BHUBANESWAR (INDIA), 1 Ago. (EP/AP) -

Unas 1.000 mujeres formaron hoy una cadena humana en el este de India en protesta por la avalancha de casos de asesinatos de recién nacidos y de fetos de género femenino descubiertos recientemente en la región.

Las mujeres bloquearon una de las arterias principales de la ciudad de Cuttack, a unos 30 kilómetros al norte de la capital del estado de Orissa, Bhubaneswar, demandando que el Gobierno tome medidas duras contra las personas que realicen abortos de manera ilegal. "El principal objetivo de la cadena humana era presionar al Gobierno estatal para que arreste y sancione a las personas involucradas en los casos recientes, incluyendo a los doctores", dijo una de las participantes en la cadena humana, Sandhya Mohapatra.

El estado de Orissa, en el este del país, fue sacudido la semana pasada por el descubrimiento en un pozo abandonado de 30 bolsas de plástico llenas de cráneos diminutos y otras partes de cuerpos. La Policía cree que pueden ser fetos femeninos abortados o niñas recién nacidas asesinados porque sus familias querían varones.

Por otra parte, la Policía descubrió ayer catorce vasijas de barro que contenían fetos enterrados en un campo a las afueras de Cuttack, según informó el jefe de la Policía local, Amitabh Thakur, que añadió que dos empleados de un hogar de asistencia privada fueron detenidas para ser interrogadas. Además, explicó que se están llevando a cabo análisis de los fetos para determinar si son de género femenino.

Muchas familias indias ven a sus hijas como un incordio porque la tradición marca que, al casarse, la familia de la novia debe pagar una gran dote en efectivo y regalos a la familia del novio. Además, las niñas no suelen recibir la misma educación que los niños y muchas no cuentan con tratamiento médico adecuado.

El año pasado un equipo de investigadores internacionales estimó que hasta diez millones de fetos de género femenino habían sido abortados en la última década en India, un país con una población de más de mil millones. El resultado ha sido una tasa de género cada vez más inclinada a favor de los varones. Mientras que el 1991 había 945 mujeres por cada 1.000 hombres, en 2001 había descendido a 927 mujeres por cada millar de varones.

El aborto es legal en India desde 1971 y es visto como una manera de poner freno al crecimiento de la población. Sin embargo, el número de instalaciones legales que lo practican es limitado y las mujeres de las regiones rurales frecuentemente acuden a abortos realizados bajo condiciones inseguras. Tanto las pruebas para conocer el género del feto como el aborto por motivos de género son ilegales en el país asiático.