Indonesia critica a Abbott por vincular el perdón a dos australianos con la entrega de ayuda tras el tsunami

Publicado 18/02/2015 7:44:06CET

YAKARTA, 18 Feb. (Reuters/EP) -

El Ministerio de Exteriores de Indonesia ha rechazado firmemente los comentarios vertidos por el primer ministro australiano, Tony Abbott, quien ha vinculado la ayuda humanitaria entregada por Canberra tras el tsunami en 2004 con el perdón a dos australianos condenados a muerte por tráfico de drogas.

"Espero que las declaraciones (de Abbott) no reflejen los verdaderos colores de los australianos", ha dicho el portavoz del ministerio, Armanaza Nasir. "Las amenazas no forman parte del lenguaje diplomático y nadie responde bien ante las amenazas", ha agregado.

Horas antes, Abbott ha resaltado que "cuando Indonesia fue golpeado por un tsunami, Australia envió miles de millones de dólares en ayuda", tal y como ha recogido la cadena de televisión australiana ABC.

El fiscal general de Indonesia decidió el martes posponer el traslado de cinco presos, dos de ellos australianos, a la prisión en la que serán ejecutados, por motivos médicos y en respuesta a una petición de los familiares de los reos, que han solicitado pasar más tiempo con ellos.

Myuran Sukumaran y Andrew Chan, dos australianos condenados en 2005 como cabecillas de una red de tráfico de heroína en Indonesia, iban a ser trasladados desde una prisión de Bali a una cárcel de máxima seguridad en la isla de Nusakambangan, en el centro de Java, donde serán ejecutados por un pelotón de fusilamiento.

Sukumaran, de 33 años, y Chan, de 31 años, forman parte de un grupo de ocho presos que esperan a ser ejecutados después que el presidente indonesio, Joko Widodo, rechazara sus peticiones de súplica.

Este caso es el último de una serie de sentencias de muerte impuestas a traficantes de drogas, incluidos ciudadanos extranjeros. El resto de los condenados a muerte son ciudadanos de Brasil, Francia, Ghana, Indonesia, Nigeria y Filipinas, según ha confirmado un portavoz de la oficina del fiscal.

Para leer más