Actualizado 02/06/2020 17:01 CET

Un informe de la ONU alerta de que los talibán y Al Qaeda siguen colaborando en Afganistán

Imagen de archivo de una reunión de Khalilzad con una delegación de los talibán afganos encabezada por el mulá Abdul Ghani Baradar, en Doha
Imagen de archivo de una reunión de Khalilzad con una delegación de los talibán afganos encabezada por el mulá Abdul Ghani Baradar, en Doha - TWITTER SUHAIL SHAHIN - Archivo

Los talibán rechazan el documento y aseguran que solo busca frustrar el acuerdo de paz firmado con Estados Unidos en Doha

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

Un informe de Naciones Unidas alerta de que la red terrorista Al Qaeda sigue ganando fuerza en Afganistán y sigue operando en el país centroasiático bajo el amparo de los talibán, a pesar del acuerdo de paz firmado en Doha con Estados Unidos por el movimiento integrista fundado por el mulá Mohamed Omar.

El informe del Equipo de Apoyo Analítico y de Supervisión de Sanciones de Naciones Unidas señala que, desde la anterior evaluación, Al Qaeda "está silenciosamente ganando fuerza en Afganistán mientras continúa operando con los talibán bajo su protección".

Además, señala que los talibán afganos y Al Qaeda han mantenido reuniones periódicas en 2019 y a comienzos de 2020 para discutir sobre temas de cooperación en planeamiento de operaciones y entrenamiento y para que los milicianos afganos dieran refugio seguro a miembros de Al Qaeda dentro del país centroasiático.

El análisis de Naciones Unidas pone de manifiesto que Al Qaeda está operativa de manera encubierta en doce provincias afganas (Badajshán, Ghazni, Helmand, Jost, Kunar, Kunduz, Logar, Nangarhar, Nimruz, Nuristán, Paktiya y Zabul) y asegura que cuenta con "entre 400 y 600 elementos armados" en el país.

Sobre las reuniones entre Al Qaeda y los talibán afganos, el equipo de Naciones Unidas habla de seis encuentros mantenidos en los últimos doce meses y menciona como el más importante el mantenido en la primavera de 2019 en la provincia de Helmand, en el que un alto cargo talibán aseguró a Hamza Usama Muhamad bin Laden, dirigente de Al Qaeda e hijo de su fundador, Usama bin Laden, que su grupo no rompería los vínculos históricos con la red terrorista internacional bajo ningún concepto.

El informe también recuerda que en mayo de 2019 el líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri difundió un vídeo en el que rendía homenaje al fallecido Jalaludin Haqqani, dirigente de la Red Haqqani, vinculada a los talibán afganos. Según interlocutores consultados por el equipo de Naciones Unidas, el líder de Al Qaeda se reunió con miembros de la Red Haqqani en febrero de 2020, que le consultaron sobre el acuerdo de paz que estaban negociando con Estados Unidos.

En cuanto a la presencia de Al Qaeda en Afganistán, el estudio señala que ha quedado demostrada y menciona en concreto la presencia de milicianos de Al Qaeda en el Subcontinente Indio en una operación de fuerzas de Estados Unidos y afganas en la provincia de Helmand el 22 de septiembre de 2019. En dicha operación fue abatido el líder de Al Qaeda en el Subcontinente Indio, Asim Umar, junto a otros combatientes extranjeros, incluido el 'número dos' del grupo, que ejercía de correo con Al Zawahiri.

Naciones Unidas señala igualmente que hubo discusiones entre dirigentes de la Red Haqqani, que está integrada dentro de los talibán afganos, para formar una nueva unidad conjunta con 2.000 milicianos armados financiada por Al Qaeda. Esta nueva unidad se dividiría en dos zonas operativas con un dirigente de la Red Haqqani al mando y con combatientes en las regiones afganas de Jost, Logar, Paktika, Paktiya, Kunar y Nuristán.

Tras la muerte en Afganistán del líder de Al Qaeda en el Subcontinente Indio, siempre según el informe de Naciones Unidas, el jefe de Inteligencia de los talibán, Hamidulá Ajundzada, dio órdenes a sus milicianos para que facilitaran los movimientos de los miembros de Al Qaeda bajo el mando del muftí Mahmood en las regiones del sur y del este del país.

En este contexto, varios países han alertado de que los talibán afganos están reforzando su relación con Al Qaeda en lugar de abandonarla. "La relación ha sido descrita no solo en el sentido de grupo a grupo sino más bien como unas relaciones profundamente personales, incluso con matrimonios, y con un sentido de hermandad a largo plazo", señala el informe.

LOS TALIBÁN "SIGUEN CONFIANDO" EN TOMAR EL PODER POR LA FUERZA

En el acuerdo de paz firmado en Doha, los talibán se comprometen a cortar sus vínculos con otras organizaciones terroristas, incluida Al Qaeda, pero el informe de Naciones Unidas deja claro que el "éxito" del pacto dependerá de la "voluntad" de los talibán de "poner fin a las actividades de Al Qaeda" en suelo afgano.

"Los talibán siguen confiando en que pueden tomar el poder por la fuerza. El riesgo existe y ellos continuarán encontrando razones para retrasar las negociaciones entre afganos mientras las fuerzas internacionales que apoyan al Gobierno afgano siguen marchándose", advierten los expertos de la ONU.

"Las tácticas de demora incluirán el argumento de que las autoridades en Kabul no están cumpliendo el acuerdo en lo que respecta a liberación de prisioneros o se que se niegan a reconocer cualquier equipo negociador presentado por Kabul", señalan.

El intercambio de prisioneros entre los talibán y el Gobierno afgano es actualmente el principal escollo para el inicio de las conversaciones de paz, con continuos retrasos por parte del Ejecutivo afgano y de los milicianos.

"Los talibán ya han empezado a acusar a Estados Unidos de actuar con mala fe por dar apoyo aéreo a las fuerzas afganas cuando están sufriendo ataques talibán", asegura el informe de Naciones Unidas. "A pesar de los desafíos, los países miembro siguen pensando que un acuerdo negociado es la única solución al conflicto largamente estancado en Afganistán", concluye.

Horas después de la publicación del informe de la ONU, los talibán afganos han asegurado en un comunicado que el documento está lleno de "acusaciones falsas" y han recalcado su "fuerte compromiso" con el acuerdo de paz firmado en Doha con Estados Unidos y "aprobado" posteriormente por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

"Las filas del Emirato Islámico están unidas. No tenemos divisiones y todos los muyahidines cumpliramente con resolución las decisiones de sus mayores, como han demostrado los anteriores altos el fuego", han afirmado los talibán, en un comunicado.

Los milicianos del movimiento integrista fundado por el mulá Mohamed Omar han recordado que el acuerdo de Doha "no permite que nadie use el territorio afgano contra la seguridad de nadie o que construya campos de entrenamiento en detrimento de nadie o recoja donaciones de nadie usando nuestro territorio".

"El informe busca destruir y frustrar el acuerdo alcanzado entre el Emirato Islámico y los Estados Unidos, que es una importante garantía para el final de la guerra y para el establecimiento de una paz duradera y de la seguridad en Afganistán", han señalado.

Por último, los talibán han hecho un llamamiento a Naciones Unidas, a los países miembro y a "todas las partes" para que no permitan que "individuos parciales" y "grupos" tergiversen y difundan "informes tan engañosos y nada fiables".