Actualizado 19/01/2022 17:50

Inglaterra levantará la próxima semana las restricciones impuestas por la variante ómicron

Personas entran en un tren en Bracknell, Inglaterra, Reino Unido.
Personas entran en un tren en Bracknell, Inglaterra, Reino Unido. - Steve Parsons/PA Wire/dpa

Las autoridades sanitarias vuelven a confirmar más de 100.000 nuevos contagios tras días de descenso

   MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

   El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha confirmado este miércoles que las restricciones impuestas para contener la propagación de la variante ómicron del SARS-CoV-2 se levantarán el miércoles próximo, tal y como estaba previsto.

   La Administración Johnson se vio obligada a imponer limitaciones ante el avance de ómicron, después de levantarlas en verano de 2020. Impuso la vuelta del teletrabajo, el uso obligatorio de mascarilla y la necesidad de presentar el certificado de vacunación contra la COVID-19 para acceder a ciertas instalaciones.

   Así, las autoridades inglesas ya no pedirán el documento que prueba que la persona que lo porta está inmunizada y tampoco que los ciudadanos trabajen desde casa cuando sea posible. Además, la mascarilla ya no será obligatoria en ningún sitio.

   Además, desde este jueves, las mascarillas tampoco serán obligatorias en las aulas escolares, aunque el Gobierno aún "sugerirán" el uso de algún tipo de cobertura facial en espacios con presencia de ciudadanos masivos, según Johnson.

   No obstante, el aislamiento continuará siendo un requisito para aquellos que den positivo por COVID-19, aunque el lunes ya se redujo a cinco días completos con dos test negativos la cuarentena. La idea, ha precisado Johnson, es que el autoaislamiento se anule por completo "en el futuro", según ha recogido la cadena Sky News.

   Durante su intervención ante la Cámara de los Comunes, Johnson ha reiterado que el Gobierno "mantuvo Inglaterra abierta" en Navidad y Año Nuevo. En este sentido, ha defendido que su Administración "tomó correctamente las decisiones más duras", pero ha indicado que los últimos datos de la pandemia sugieren que probablemente la ola de ómicron ha alcanzado su pico en todo el país. También, ha asegurado que las hospitalizaciones se han estabilizado en muchas áreas, mientras que en Londres están disminuyendo.

   Ministros británicos ya se habían mostrado en días pasados confiados en que las restricciones se levantarían el 26 de enero, mientras los contagios diarios han comenzado a estabilizarse.

   Sin embargo, el Ministerio de Salud de Reino Unido ha confirmado este miércoles un total de 108.069 nuevos contagios de COVID-19 en el país, una cifra que vuelve a rebasar el umbral de los 100.000 tras días de descensos.

   Además, otras 359 personas han fallecido a causa de la enfermedad, según los datos oficiales proporcionados por las autoridades sanitarias este miércoles, que ubican en 15.506.750 los contagiados y en 152.872 los fallecidos desde que comenzó la pandemia.

   El Ejecutivo de Johnson ha fiado el desarrollo de la situación de la pandemia en el país al plan de vacunación contra la COVID-19. Hasta este miércoles, el 83,5 por ciento de la población británica cuenta con el esquema completo de inmunización, mientras que el 63,7 por ciento ya se ha puesto la tercera dosis.