La intervención de EEUU en un acto israelí en Jerusalén Este levanta la polémica

Publicado 01/07/2019 3:32:32CET
Barrio palestino de Silwan, en Jerusalén Este
Barrio palestino de Silwan, en Jerusalén EsteAMMAR AWAD/REUTERS - Archivo

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, y el enviado de la Casa Blanca a Oriente Próximo, Jason Greenblatt, han ayudado este domingo a derribar un muro para trazar una controvertida ruta arqueológica que recorre el subsuelo de un barrio palestino de Jerusalén Este, lo que ha levantado la polémica.

Los palestinos, que ven el proyecto en el distrito de Silwan como un intento más de Israel para cimentar el control sobre áreas ocupadas desde 1967, han descrito la presencia de Estados Unidos en el evento inaugural como un acto hostil.

"Si había alguna duda sobre la sabiduría del presidente, Donald Trump, al reconocer Jerusalén como la capital de Israel, esto despeja todas las dudas", ha aseverado Friedman antes de unirse a autoridades israelíes para derribar de forma simbólica el muro que atravesaba el 'Camino de los Peregrinos' --una ruta que según los arqueólogos fue utilizada por peregrinos judíos hace ya dos milenios--.

Los arqueólogos llevan ocho años excavando en el Parque Nacional de la Ciudad de David, en el barrio palestino de Silwan. La ceremonia de este domingo ha provocado duras críticas por parte de la Autoridad Palestina, así como de varias ONG israelíes de izquierda, que han afirmado que la apertura del camino afianzará aún más la presencia israelí en las partes orientales de la ciudad.

"Algunas personas, no precisamente amigos nuestros, están obsesionados con mi presencia aquí", ha manifestado Friedman sobre la ceremonia. Asimismo, ha señalado que el proyecto arqueológico deja al descubierto "la verdad". "Quieras creerla o no, la verdad es la única base sobre la que puede llegar la paz a esta región", ha añadido.

Por su parte, el secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha acusado a Friedman de ser un "colono israelí extremista" y no un embajador estadounidense. Así, ha acusado al diplomático estadounidense de haber contribuido a expandir las colonias judías en territorio palestino antes de ocupar su actual cargo.

Contador