Los investigadores de la ONU documentan dos casos más de uso de gas de cloro por el régimen sirio

Niño afectado por un supuesto ataque químico en Duma
REUTERS / HANDOUT . - Archivo
Publicado 12/09/2018 13:22:19CET

GINEBRA, 12 Sep. (Reuters/EP) -

Las fuerzas gubernamentales sirias emplearon gas de cloro, un arma química prohibida, contra el enclave rebelde de Ghuta Oriental, próximo a Damasco, y en la provincia de Idlib, en el noroeste del país, este año, en lo que constituye crímenes de guerra, ha denunciado este miércoles la Comisión de Investigación sobre Siria de la ONU.

Estos tres incidentes elevan a 39 el número de ataques químicos que la comisión ha documentado desde 2013, incluidos 33 atribuidos al Gobierno, según ha indicado a Reuters un responsable de la ONU. Los autores detrás de los seis restantes no han sido identificados adecuadamente.

El uso de gas de cloro como arma está prohibido en virtud de la Convención sobre Armas Químicas, ratificado por Siria, y bajo el Derecho Internacional Humanitario consuetudinario, según han defendido los investigadores en su último informe.

"Para recupera Ghuta Oriental el pasado abril, las fuerzas gubernamentales lanzaron numerosos ataques indiscriminados en zonas civiles densamente pobladas, lo que incluyó el uso de armas químicas", señala el informe, en referencia a los incidentes registrados el 22 de enero y el 1 de febrero en una zona residencial de Duma, en Ghuta Oriental. Mujeres y niños resultaron heridos en los ataques y presentaron problemas respiratorios, añade.

"La Comisión concluye que, en estas dos ocasiones, las fuerzas gubernamentales y/o milicias afiliadas cometieron los crímenes de guerra de uso de armas prohibidas y lanzar ataques indiscriminados en zonas civiles pobladas en Ghuta Oriental", añade el informe.

Según precisa, para ambos ataques se empleó munición asistida por un cohete tierra-tierra. "Específicamente, las municiones documentadas fueron construidas en torno a cohetes de artillería de producción iraní que se sabe que han sido suministrados a las fuerzas comandadas por el Gobierno", puntualiza.

ATAQUE EN IDLIB

En la provincia de Idlib, también se usó gas de cloro el 4 de febrero, según el informe. "Helicópteros gubernamentales lanzaron al menos dos barriles con gas de cloro en la zona de Talil, en Saraqeb", han indicado los investigadores, añadiendo que al menos once hombres resultaron heridos.

"Las pruebas documentales y materiales analizadas por la Comisión confirmaron la presencia de helicópteros en la zona y el uso de dos cilindros de gas amarillos", han añadido.

OPERACIÓN DE TURQUÍA EN SIRIA

El informe, basado en 400 entrevistas, también ha examinado los ataques aéreos y terrestres por la operación militar de Turquía, en cooperación con los rebeldes sirios, que arrebató la pasada primavera la región de Afrin, en el noroeste, a las fuerzas kurdas sirias. Durante la misma, se vieron golpeados el principal hospital, un mercado y viviendas, según el informe.

"Al realizar bombardeos aéreos a partir del 20 de enero, la aviación turca podría no haber adoptado todas las precauciones posibles previas a lanzar ciertos ataques, en violación del Derecho Internacional Humanitario", sostiene el documento. Los rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS) eran "conocidos por sus arrestos arbitrarios y detención" en Afrin, añade.

Asimismo, la comisión de investigación denuncia que más de un millón de civiles se han visto desplazados en las seis grandes batallas que se produjeron en Siria durante los seis primeros meses del año, muchas de ellas marcadas por crímenes de guerra.

Miles de desplazados aún viven en condiciones funestas en centros abarrotados, "donde muchos aún están ilegalmente detenidos por las fuerzas gubernamentales", han denunciado los investigadores.