Actualizado 07/01/2007 17:32 CET

Irak.- Los dos consejeros de Sadam fueron informados de que iban a ser ejecutados el mismo día que el ex dictador

AMAN, 7 Ene. (EP/AP) -

Dos de los consejeros más importantes de Sadam Husein fueron sacados de sus celdas e informados de que iban a ser ejecutados el mismo día que el ex dictador iraquí, y desde entonces esperan su turno, dijo el domingo su abogado.

Barzan Ibrahim, hermanastro de Saddam y ex jefe de inteligencia y Awad Hamed al Bandar, ex director del Tribunal Revolucionario de Irak, fueron condenados a muerte después que la justicia los declaró culpable, junto con Saddam, por la matanza de cerca de 150 chiíes en la población de Dujail en 1982.

Issam Ghazawi, que integra el equipo de defensa de Sadam desde hace dos años, expresó a la AP que es abogado de los dos subalternos del ex presidente iraquí y de otros dos consejeros, y dijo que tiene poder para seguir sus casos y representarlos en los tribunales iraquíes. Se reunió con cada uno de ellos el miércoles en un lugar no revelado de Bagdad, mientras permanecen detenidos en manos de las autoridades estadounidenses.

Ibrahim manifestó a Ghazawi que el día de la ejecución de Saddam, fueron escoltados desde sus celdas y les dijeron que iban a ser ejecutados.

"Los estadounidenses nos sacaron a mí y a al-Bandar de nuestras celdas el mismo día de la ejecución de Saddam y nos llevaron a una oficina dentro de la prisión a la 01.00 de la madrugada. Nos ordenaron que recogiéramos nuestras pertenencias porque iban a ejecutarnos al amanecer", expresó Ghazawi, citando a Ibrahim.

Ghazawi indicó que las autoridades les ordenaron también a los dos hombres que escribieran sus testamentos. Al Bandar e Ibrahim fueron llevados de vuelta a sus celdas casi nueve horas después, de acuerdo con Ghazawi.

"Su ejecución debiera ser conmutada bajo esas circunstancias por el daño psicológico que han sufrido mientras esperaban ser ahorcados", sostuvo.

Al Bandar le dijo a Ghazawi que "esperaba ser ejecutado con el presidente Sadam", dijo el abogado. Ibrahim "estaba en la peor condición. Estuvo llorando por la muerte de su hermano y expresó que fue una gran pérdida para la familia y el mundo árabe".

Ghazawi también se reunió el miércoles con Taha Yassin Ramadan, el vicepresidente de Saddam condenado a prisión perpetua, y con Tariq Aziz, ministro de Exteriores durante el régimen de Sadam que permanece detenido indefinidamente.

Todos los hombres están "en malas condiciones, tristes por la noticia de la muerte del presidente Saddam Hussein", dijo Ghazawi. "Estaban llorando y me hicieron llorar con ellos. Temen por su propio destino tras la ejecución del presidente".

En un principio se había planeado que tanto al Bandar como Ibrahim fueran ejecutados con Saddam el 30 de diciembre. Pero su ejecución fue postergada hasta después de la finalización de la festividad islámica de Eid al Adha, que culminó el miércoles para la mayoría de los chiíes iraquíes. Ghazawi dijo que no se ha contactado con ellos desde la semana pasada, y no tenía información sobre cuándo podrían ser ejecutados.

El Gobierno iraquí ha insistido en que concretará las ejecuciones, a pesar de los llamamientos de las Naciones Unidas y numerosos países para que se abstenga.