Actualizado 19/04/2007 23:39 CET

Irak.- El Ejecutivo iraquí dice que el Estado Islámico en Irak podría haber vestido a los civiles abatidos de militares

BAGDAD, 19 Abr. (EP/AP) -

El portavoz del Ministerio del Interior iraquí, el general Abdul-Karim Khalaf, aseguró hoy que el Estado Islámico en Irak, que hoy difundió un vídeo de lo que alega es la ejecución de 20 soldados y policías iraquíes, que los insurgentes podrían haber vestido a civiles con el uniforme militar, ya que el Ejecutivo de Nuri al Maliki niega que 20 de sus hombres hayan sido secuestrados por grupos insurgentes.

"Hemos comprobado con nuestros comandantes y todas las tropas están contabilizadas", aseguró a AP Khalaf, quien tachó a los encapuchados del vídeo de "criminales inmorales" que, dijo, "están acostumbrados a todos los métodos criminales". "No descartamos que ejecutaran a civiles a los que vistieron con uniformes militares", aseguró.

Por su parte, el vídeo muestra a 20 hombres en el interior de un cuarto, organizados en tres filas con vendas negras en los ojos y con sus manos atacas detrás de la espalda. De frente, aparece una bandera negra, símbolo que utiliza para identificarse el Estado Islámico en Irak.

Los reos visten uniformes de Policía y militares de color azul, y la cámara enfoca a las placas distintivas de los Ministerios del Interior y de Defensa iraquíes en su pecho y en algunos casos se escucha cómo se identifican en el vídeo con nombre y cargo.

El vídeo muestra un hombre armado con el rostro cubierto desfilando al lado de la fila de reos, los cuales aparecen con los ojos vendados y con las manos atadas por detrás de la espalda. El individuo encapuchado les dispara uno a uno y las imágenes se centran en cómo van cayendo hacia delante, mientras otros dos encapuchados caminan junto al miliciano que efectúa los disparos con una bandera negra, símbolo del Estado Islámico en Irak.

La autenticidad del vídeo, de seis minutos de duración, no ha sido confirmada por el momento. El mismo fue difundido en una página Web islamista, la misma en la que El Estado Islámico en Irak hizo públicos todos sus comunicados anteriores.

Dicho grupo insurgente, integrado por una coalición de grupos disidentes suníes, incluida la rama de Al Qaeda en Irak, se responsabilizó el pasado sábado del secuestro de 20 soldados y policías iraquíes, a los que amenazó con matar en un plazo de 48 horas a menos que el Gobierno pusiera en libertad a las presas iraquíes y entregara a los policías acusados de violaciones de mujeres suníes.

"Hago un llamamiento a nuestros hermanos de la Guardia Nacional para que acepten deponer sus armas y regresar al camino de Dios y del Islam", asegura uno de los encapuchados, que se identifica como el ingeniero y capitán del Ejército, Mizher Jassem Mohammed Hussein.