Actualizado 31/12/2007 02:47 CET

Irak.- El primer aniversario de la ejecución de Sadam Husein registra un escaso índice de violencia

BAGDAD, 31 Dic. (EP/AP) -

Cientos de seguidores de Sadam Husein, junto con todos los niños de un colegio, se congregaron pacíficamente en la tumba del ex líder en el pueblo de Ouja, situado a las afueras de Tikrit en la orilla del río Tigris, para rendirle tributo y elogiarle mediante cánticos y la ofrenda de flores, un año después de su ejecución.

"Con nuestra sangre, con nuestras almas, nos sacrificamos por ti Sadam", cantaban los niños, reunidos alrededor de su gran mausoleo lleno de banderas iraquíes y fotos del ex líder sonriendo.

El aniversario registró escasos índices de violencia, pero dentro de la operación de seguridad activada para este día las fuerzas estadounidenses e iraquíes mataron a seis insurgentes y detuvieron a otros 14 entre el sábado y domingo, en el norte y centro de Irak.

"Nos hemos dado cuenta de que la seguridad en Irak es muy frágil", declaró el miembro de la marina norteamericana, Gregory Smith, quien añadió que a pesar del aumento de tropas en el país desde junio, "no hay lugar en Irak que esté a salvo del terrorismo".

El ex presidente de Irak fue ejecutado en la horca el 30 de diciembre de 2006 y las imágenes del momento, grabadas con un teléfono móvil, dieron la vuelta al mundo, lo que despertó la ira de muchos, especialmente entre los suníes del país, y provocó un día de violencia con atentados que dejó un balance de 80 muertos.

Sadam Husein fue llevado a la horca tras ser declarado culpable del asesinato de 148 hombres y niños chiíes en Duyail (al norte de Bagdad), tras frustrar un intento de asesinato en 1982.