Actualizado 21/08/2007 20:33 CET

Irak/Siria.- Al Maliki asegura que no lleva un mensaje de Washington para Siria sobre el flujo de milicianos a Irak

DAMASCO, 21 Ago. (EP/AP) -

Al término de sus entrevistas con el presidente sirio, Bachar el Assad, y horas después con el vicepresidente sirio, Faruk al Sharaa, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, aseguró hoy a los periodistas que, en su primera visita oficial a Damasco, no lleva un mensaje de Washington para las autoridades sirias, sino que por el contrario "aquí se lleva un mensaje de Irak y no de otros".

Respondía así al portavoz del Consejo de Seguridad Nacional norteamericano, Gordon Johndroe, quien ayer insistió en la creencia de Washington de que el Gobierno de Irak debe remitir un firme mensaje a Siria sobre compromisos de seguridad de la frontera común. "Queremos que los iraquíes tengan buenas relaciones con sus vecinos, es importante, pero también creo que el primer ministro entregará un mensaje a los sirios que es 'por favor dejad de permitir que milicianos extranjeros extremistas entren en Irak a través de vuestro país", aseguró.

Sin embargo, Al Maliki explicó que trasladó al mandatario sirio la necesidad de encontrar un mecanismo conjunto para estrechar el control de la frontera común, sin dar más detalles, y describió su cita como "esperanza para la cooperación y el entendimiento".

"Sin seguridad nada puede ser logrado y también hemos ofrecido (a Damasco) la posibilidad de que compañías inviertan en Irak", explicó Al Maliki, quien residió en la década de los 1990 como refugiado del régimen anterior de Sadam Husein.

El jefe del Ejecutivo iraquí también se comprometió con Al Sharaa, según explicó al término de su reunión con éste, a brindar una mayor cooperación para determinar la suerte de los miles de refugiados iraquíes que residen en Siria, la mayoría en Damasco y sus suburbios, y que ronda el millón y medio de refugiados, algo que está repercutiendo en la capacidad de Siria de dar acceso a esta comunidad a los servicios sociales de educación, sanidad y construcción de viviendas, según las autoridades sirias.

"Hemos expresado nuestra disposición para cooperar" con Siria sobre el qué hacer con los refugiados y cómo ayudarles a regresar a Irak, aseguró Al Maliki ante la prensa.

REUNIÓN ASSAD-MALIKI

Previamente, Al Maliki y El Assad, comentaron hoy que, a pesar de sus diferencias, los dos están interesados en estabilizar Irak, durante la reunión que mantuvieron hoy, en la primera visita oficial del líder iraquí a Siria, de tres días de duración, como parte de sus esfuerzos por conseguir la ayuda de sus vecinos para sofocar la violencia que azota Irak. La visita se centrará previsiblemente en la discusión de vías de solución para las distintas cuestiones que acucian a la región fronteriza. Al término de la reunión, Al Maliki invitó a Assad a que visite Irak, al igual que hizo con el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, la semana pasada. "Mi sueño es visitar Irak", contestó Assad.

"No somos complementarios en nuestro discurso, pero queremos que esta visita sea un éxito y estamos interesados en la estabilización de Irak y en la mejora de sus situación", manifestó Assad a Al Maliki al comienzo de las conversaciones.

"Sí, tenemos intereses mutuos, y existen desafíos reales, debemos combinar nuestros esfuerzos para solucionar los problemas y crear una red de buenas relaciones entre ambos países", contestó Al-Maliki. El primer ministro iraquí, de confesión chií, que llegó ayer a Siria, donde vivió en los años noventa como exiliado del régimen de Sadam Husein, declaró que pretendía debatir importantes temas de seguridad durante su visita.

Tanto Estados Unidos como Irak han acusado en numerosas ocasiones a Siria de fallar en el control del tráfico de armas y milicianos a través de la frontera con Irak. Siria ha negado repetidamente las acusaciones acerca de que intenta extender la insurgencia anti americana en Irak, alegando que es imposible controlar la gran frontera desértica.

Damasco manifestó a principios de mes que había tomado medidas en la frontera este para aumentar la seguridad, incluyendo el establecimiento de puntos de control, patrullas fronterizas, intensificando los controles de la gente que quiera cruzar menor de 30 años y arrestando a un gran número de infiltrados.

Como parte de los esfuerzos iraquíes, Bagdad se comprometió a reabrir el oleoducto que pasa a través del territorio sirio si consiguen que la frontera entre los dos países sea más segura.

Por otro lado, ayer, el primer ministro sirio, Naji Ottri, instó a su homólogo iraquí a elaborar un calendario para la retirada de las tropas extranjeras de Irak. Ottri acusó a las fuerzas de la coalición en Irak de ser las responsables del deterioro en la seguridad del país, y subrayó que su salida es un elemento clave en el proceso de reconciliación nacional.

Acompañan a Al Maliki los ministros iraquíes de Interior, Comercio, Petróleo y Agua para mantener entrevistas con las máximas autoridades sirias, incluido el presidente Bachar el Assad, el vicepresidente Faruk al Sharaa, y el primer ministro Naji Ottri.