Italia.- El Ayuntamiento de Brescia, en el norte de Italia, pagará 1.000 euros por recién nacido sólo si es italiano

Actualizado 24/11/2008 16:35:53 CET

ROMA, 24 Nov. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Gloria Moreno) -

El Ayuntamiento de Brescia (norte de Italia) pagará un 'bonus bebé' de 1.000 euros a las familias que hayan tenido un hijo durante el año 2008 pero sólo si son italianas o lo es, al menos, uno de los cónyugues.

Obtendrán esta ayuda las familias italianas o medio italianas que lleven al menos dos años viviendo en Brescia y tengan una renta inferior a los 40.000 euros, calculada en base al indicador de la situación económica equivalente que se utiliza en Italia para medir la renta familiar.

La medida fue aprobada el pasado viernes por la junta municipal de esta localidad, donde actualmente gobierna el centro-derecha, y ha suscitado las críticas tanto de la oposición de centro-izquierda como de la Iglesia católica.

El obispo de la ciudad, Luciano Monari, consideró que esta medida es como decir a los inmigrantes que "estamos dispuestos a haceros un contrato de trabajo porque lo necesitamos, pero por lo demás, no queremos tener nada que ver con vosotros".

En declaraciones recogidas por el diario 'Repubblica', el número uno del Partido Democrático (PD) --centro-izquierda--, Emilio Del Bono, calificó la medida de "violencia inaceptable", además de estar "llena de contradicciones" por lo que podría incluso ser anulada por vía judiciaria, señaló.

Desde el Ayuntamiento, en cambio, explican que ha sido ideada para ayudar a las familias italianas, cuya cuota de natalidad está por debajo del 1%, "muy por debajo de las de los inmigrantes, que llega hasta el 2,6%", explicaron fuentes del Consistorio a Europa Press.

"Las familias inmigrantes se benefician de otras muchas medidas que responden a sus necesidades específicas, tales como cursos especiales para después de la escuela o ayudas al alquiler", explicaron.

Los inmigrantes, que representan el 15% de la población total, se benefician de más del 60% de los recursos que el Ayuntamiento destina a los servicios sociales, por lo que "también es justo que el Ayuntamiento haga algo ante la crisis de natalidad en que se encuentra la familia italiana".

Aun con todo, la medida "no marca ningún cambio de tendencia" y las ayudas que el Ayuntamiento ha concedido a los inmigrantes seguirán manteniéndose e incluso, crecerán, aseguraron las mismas fuentes.

Brescia es una de las principales ciudades de la región de la Lombardía y tiene cerca de 190.000 habitantes. Después de pasar 14 años bajo el poder del centro-izquierda, el Ayuntamiento ha cambiado de color político tras las elecciones del pasado mes de abril, en que el centro-derecha obtuvo la victoria electoral.