Italia.- Casi medio millón de personas, según la organización, se manifiestan contra la política de bienestar de Prodi

Actualizado 20/10/2007 20:05:37 CET

ROMA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Cerca de medio millón de personas participaron hoy en una multitudinaria protesta organizada por la izquierda italiana en la Plaza de la República de Roma contra la política económica de bienestar del Gobierno de Romano Prodi y su reforma de las pensiones.

Bajo el lema "Todos somos un programa", la izquierda encabezada por Refundación Comunista y Comunistas Italianos congregó a "medio millón de personas", en una "manifestación extraordinaria", según declaraciones del secretario general de RC y senador, Giovanni Russo Spena, recogidas por el diario italiano 'Il Messaggero'.

"Vamos a decirle a Prodi que esta manifestación debe ser escuchada. El Gobierno se puede salvar sólo su escucha a su pueblo, y no negociando con (Lamberto) Dini", en referencia al ex presidente del Gobierno y uno de los mayores defensores del paquete de leyes resultado de la reforma laboral, conocida por los italianos como "Welfare" -- o política de bienestar --.

El secretario de Comunistas Italianos, Oliviero Diliberto, mandó un doble mensaje en tono similar. "El primero va para el Gobierno, para que tenga en cuenta lo que está sucediendo en esta extraordinaria plaza, para mejorar las condiciones del Welfare, de la precariedad laboral y de las pensiones", explicó Diliberto.

El secretario dirigió otro mensaje para el --recién creado-- Partido Demócrata, adscrito a la derecha italiana: "no pueden hacer ello todos solos porque la izquierda somos muchos". Finalmente, Diliberto se enfrentó a la izquierda moderada, a la que crítico por no estar presente en la manifestación. "Al no estar en esta plaza con nosotros, han cometido un error", lamentó.

La izquierda radical pide el fin de la llamada ley Biagi, firmada en 2003, por considerarla un instrumento que facilita la precariedad en el trabajo. La izquierda moderada ha aceptado las sucesivas concesiones de Prodi, pero no está dispuesta a renegociar.