El jefe de ACNUR alerta de que el nacionalismo lastra los avances para poner fin a la apatridia

Publicado 07/10/2019 11:20:48CET
Campo de refugiados rohingya en Cox's Bazar
Campo de refugiados rohingya en Cox's BazarREUTERS / MOHAMMAD PONIR HOSSAIN - Archivo

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de al ONU para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, ha asegurado que "terminar completamente con la apatridia nunca ha estado más cerca", pero ha advertido de que los progresos logrados en estos últimos años no pueden darse aún por garantizados, entre otras razones por los efectos que acarrean los mensajes nacionalistas y xenófobos en todo el mundo.

La ONU se ha marcado 2024 como fecha límite para terminar con la apatridia, una lacra que impide a quienes la sufren acceder a los derechos más básicos. La falta de nacionalidad impide a millones de personas ir a clase, ver a un médico, conseguir un trabajo, abrir una cuenta bancaria o incluso casarse.

Grandi ha aplaudido este lunes ante el Comité Ejecutivo de la organización los avances los avances logrados en los últimos años, pero ha advertido de que los desafíos persisten. Así, teme los efectos de "las perjudiciales formas de nacionalismo y la manipulación de los sentimientos contra los refugiados y los migrantes".

El jefe de ACNUR ha recordado que se necesitan soluciones "urgentes" para "millones" de personas, entre ellas la minoría rohingya de Birmania o poblaciones en riesgo en el estado indio de Assam, según un comunicado de la organización internacional.

Desde que ACNUR lanzó su campaña en 2014, unos 15 países han suscrito los dos grandes tratados internacionales contra la apatridia y, en el caso de uno de ellos --la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954--, los apoyos a nivel global rondan ya del centenar. Durante estos últimos cinco años, la agencia estima que 220.000 personas han adquirido una nacionalidad en países como Kirguistán, Kenia, Tayikistán y Tailandia.

Además, países como Madagascar y Sierra Leona han tomado nota de la campaña reformando sus leyes de nacionalidad, de tal forma que también las madres transfieran la ciudadanía a sus hijos y no únicamente a sus padres. La discriminación por razones de género sigue patente en 25 países, según ACNUR.

Contador

Para leer más