Un juez halla deficiencias en la acusación a un presunto criminal de guerra pendiente del perdón de Trump

Publicado 01/06/2019 9:52:19CET
EEUU.- Un juez halla deficiencias en la acusación a un presunto criminal de guerra pendiente del perdón de Trump
REUTERS

NUEVA YORK, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El juez militar que preside el tribunal de guerra al militar estadounidense Edward Gallagher, imputado por cometer crímenes de guerra en Irak, ha encontrado deficiencias en la investigación de los fiscales contra el acusado, que podría acabar recibiendo una polémica amnistía por parte del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Gallagher está acusado de 12 cargos, incluidos el de asesinato, intento de asesinato y obstrucción de la justicia por supuestamente intentar intimidar a las tropas que informaron de sus crímenes.

Entre los casos destacan dos incidentes ocurridos en Irak, mientras Gallagher era jefe del Pelotón Alfa del Equipo 7 de la unidad especial SEAL de la Marina, según una investigación militar. Primero, hirió a tiros a una niña y un anciano iraquíes tras abrir fuego de manera indiscriminada contra un grupo de civiles desarmados. Después, por ejecutar a cuchillazos hace dos años en Mosul a un prisionero iraquí de 15 años, integrante de Estado Islámico, que estaba recibiendo tratamiento médico.

Ahora el magistrado, capitán Aaron Rugh, ha anunciado la libertad provisional de Gallagher, tras constatar durante la audiencia preliminar una conducta indebida por parte de los fiscales al intentar rastrear los correos electrónicos de los abogados defensores del militar, en lo que entendió como una violación del privilegio abogado-cliente.

La Fiscalía ha asegurado que se limitó a emplear un programa de rastreo para identificar posibles filtraciones informativas y que en modo alguno pretendían acceder a los correos.

Gallagher, que se enfrenta a cadena perpetua de ser hallado culpable, ha negado toda responsabilidad y ha acusado a sus camaradas de testificar en falso contra él a cambio de inmunidad y de retirarle del servicio activo.

El militar fue trasladado en marzo de una cárcel militar a una estación de los Marines en California por orden del presidente Trump en reconocimiento a su "servicio al país".