La Justicia filipina condena por corrupción a la ex primera dama Imelda Marcos

Imelda Marcos
REUTERS / ERIK DE CASTRO
Publicado 09/11/2018 9:56:03CET

MANILA, 9 Nov. (Reuters/EP) -

El tribunal anticorrupción de Filipinas ha condenado a la ex primera dama y ahora diputada Imelda Marcos por delitos de corrupción cometidos durante el régimen de su marido, Ferdinand Marcos, y ha ordenado que sea detenida para cumplir una pena de cárcel.

Marcos, de 89 años y poseedora de una enorme colección de joyas, arte y zapatos, ha sido condenada por siete cargos que suponen otros tantos castigos de entre seis y once años de cárcel. Ni la ex primera dama ni sus representantes han asistido a la vista de este viernes.

En concreto, el juez considera probado que realizó siete transferencias a fundaciones suizas por valor de 200 millones de dólares durante su etapa como gobernadora de Manila. El tribunal ha ordenado su arresto, aunque la detención podría no ser inmediata porque cabe recurso.

La regulación del Sandiganbayan --nombre oficial del tribunal anticorrupción-- estipula un plazo de 15 días para presentar un recurso, tras lo cual la corte tiene 30 días más para analizarlo. Cabe también la posibilidad de que Marcos lleve su caso ante el Supremo.

"Puede elevarlo al Tribunal Supremo si ve un grave abuso en la decisión del Sandiganbayan", ha explicado el fiscal Ryan Quilala. Además, también ha apuntado que Imelda Marcos puede solicitar una fianza para que no se le aplique la orden de arresto.

La antigua primera dama, que está ya en su tercer mandato como diputada, se ha presentado a las elecciones para sucede a su hija, Imee Marcos, en la gobernación de Ilocos Norte, el principal bastión familiar. Imee, de 62 años, aspirará a un escaño en el Senado en los comicios de 2019.

La senadora opositora Risa Hontiveros espera que la sentencia conocida este viernes sirva como "guía electoral" para próximos procesos, si bien por ahora la familia Marcos sigue teniendo especial relevancia en la política del archipiélago asiático.

Ferdinand Marcos gobernó Filipinas durante dos décadas y aplicó una férrea persecución de la disidencia con miles de detenidos, muertos y desaparecidos. El dictador, que amasó en el poder una fortuna superior a los 10.000 millones de dólares, murió en el exilio en 1989, pero su familia ha cercana ha intentad continuar su legado.

El actual presidente filipino, Rodrigo Duterte, no oculta sus buenas relaciones con la familia Marcos e incluso ha llegado a alabar la firmeza del dictador. El mandatario ha acudido en varias ocasiones a actos oficiales acompañado por Imee Marcos.

Un portavoz presidencial, Salvador Panelo, ha asegurado que la condena contra la ex primera dama demuestra que el Gobierno no ejercer ninguna "influencia" contra la Justicia y, por tanto, "respeta la decisión" que puedan dictar los tribunales.

Contador