Lavrov asegura que Estados Unidos "le ha pedido consejo" a Rusia sobre la cumbre con Kim Jong Un

Publicado 25/02/2019 7:17:58CET
Sergei Lavrov
REUTERS / MAXIM SHEMETOV - Archivo

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha asegurado este lunes que Estados Unidos "ha pedido consejo" a Moscú en relación con la inminente cumbre bilateral que va a tener lugar esta semana entre el presidente norteamericano, Donald Trump y el líder nocoreano, Kim Jong Un en la capital vietnamita, Hanói.

"Los contactos de nuestro viceministro de Exteriores con su homólogo estadounidense evidencian que Estados Unidos está pidiendo nuestro consejo, preguntándonos por nuestra visión de lo que debe acontecer en Hanói en un par de días", ha garantizado Lavrov al intervenir este lunes en una conferencia del club de debates Valdái en la ciudad Ho Chi Minh, citado por la agencia de noticias rusa Sputnik.

En relación con el proceso de desnuclearización de la península de Corea, el ministro ruso ha señalado que "hay cambios positivos, pero el problema dista mucho de la resolución".

En ese sentido, Lavrov ha asegurado que espera que las conversaciones entre Washington y Pyongyang avancen de manera satisfactoria y contribuyan "al relanzamiento del diálogo a seis bandas" (ambas Coreas, China, EEUU, Japón y Rusia) sobre la península coreana.

El presidente norteamericano, Donald Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, se reunirán en la capital vietnamita ocho meses después de su histórica cumbre en Singapur en junio, la primera entre un presidente estadounidense en ejercicio y un líder norcoreano, en el que se comprometieron a trabajar para lograr la desnuclearización completa de la península de Corea.

No obstante, desde entonces, el progreso ha sido mínimo. El gobierno de Trump ha presionado a Corea del Norte para que abandone su programa de armas nucleares, que es una amenaza para Estados Unidos, antes de que pueda esperar algún tipo de concesiones.

Corea del Norte quiere que se alivien las sanciones, garantías de seguridad y un final formal de la Guerra de Corea de 1950-1953, que terminó en una tregua, no en un tratado.