Actualizado 08/02/2007 21:37 CET

Líbano.- Las armas confiscadas hoy por el Ejército libanés iban destinadas a Hezbolá

BEIRUT, 8 Feb. (EP/AP) -

La milicia chií libanesa Hezbolá reconoció que el camión confiscado hoy por el Ejército libanés en el este de Beirut cargado con armas en el este de Beirut pertenecía al grupo y demandó al Gobierno que libere inmediatamente el cargamento.

La demanda de Hezbolá se produjo después de que el ministro de Información libanés, Ghazi Aridi, anunciara que se había interceptado un cargamento de armas en un suburbio de Beirut.

La noticia se conoció durante una reunión del Gabinete, que también trataba el último enfrentamiento durante la pasada noche entre el Ejército libanés y el israelí. Los enfrentamientos, que no provocaron víctimas, son los más serios desde el fin de la guerra del pasado verano entre Israel y la milicia chií libanesa Hezbolá.

Aridi constató que el Ejército detuvo el camión e informó al ministro de Defensa, Elias Murr, durante las sesión del Gabinete. "Las informaciones preliminares dijeron que el camión llegó desde el valle de Bekaa (este del país)", señaló Aridi, añadiendo que la investigación continúa para determinar el tipo de armas y para quién eran.

Testigos confirmaron que se trataba de un camón de seis ruedas que fue detenido en el suburbio de Hazmiyeh, y algunas informaciones, no confirmadas oficialmente, apuntan a que contenía principalmente ametralladoras y armas ligeras.

Sin embargo, los militantes señalaron que el Gobierno debe aguantar su propia política, proclamada en 2005, de apoyar la resistencia en el sur del país, donde opera Hezbolá. En un comunicado señalaron que los agentes de aduanas libaneses han confiscado un "camión que llevaba munición para la resistencia de Bekaa al sur".