Actualizado 28/06/2007 20:18 CET

Líbano.- El Ejército libanés mata a seis milicianos de Al Fatá al Islam en una zona montañosa al sur de Trípoli

BEIRUT, 28 Jun. (EP/AP) -

Soldados guebrnamentales mataron esta madrugada a seis milicianos de Al Fatá al Islam, organización presuntamente vinculada a Al Qaeda, en una insursión contra una base escondida en una cueva en una región montañosa a escasos cinco kilómetros del sur de Trípoli, en el que también resultaron heridos varios soldados del Ejército libanés.

Según una fuente de seguridad en Beirut tres de los milicianos muertos eran de nacionalidad saudí, dos eras sirios y otro iraquí. Asimismo, la fuente aseguró que todos pertenecían a la milicia Al Fatá al Islam, aunque según fuentes médicas en Qalamun, de los seis milicianos muertos, tres son de nacionalidad saudí, dos libaneses y la del sexto se desconoce.

El enfrentamiento, que se libró cerca de la ciudad de Qalamunen, en una zona montañosa situada a unos 20 minutos en coche del campo de refugiados palestinos de Nahr el Bared, en las afueras de la ciudad portuaria del norte de Líbano, donde desde el pasado 20 de mayo se han librado intensos combates entre la milicia y el Ejército, que ahora intenta limpiar el campo de los últimos reductos de los milicianos.

Del descubrimiento del escondite de los milicianos, el Ejército infiere que varios residentes de la zona y de confesión suní están dispuestos tanto a proporcionar información sobre su paradero como a facilitárselos a los milicianos. En este caso, al parecer residentes de un pueblo cercano habrían informado a las autoridades de extraños en la zona, dando la voz de alarma.

Según reconoció el Ejército libanés varios de sus efectivos han resultado heridos en la incursión y los enfrentamientos que se desataron al hilo de la misma, aunque precisó que se trata de heridas leves y que sus casos no revisten gravedad. En la operación, el Ejército contó con el respaldo de helicópteros en la zona montañosa de difícil acceso a pie.

"El Ejército eliminó a los seis miembros del grupo y se incautó de una cantidad de armas y munición", explicó el propio Ejército en un comunicado y precisó que se trata de personas de distintas nacionalidades. Asimismo, juró "localizar a los terroristas de forma implacable" y despojarles de "cualquier escondite seguro", para evitar que poder lanzar ataques desde los mismos.

Por su parte, el presidente libanés, Emile Lahud, incidió hoy de nuevo en que "la única manera" para el fin de los enfrentamientos es mediante la rendición de los milicianos.