Actualizado 28/06/2007 19:44 CET

Líbano.- Graziano se reúne con las autoridades locales en el sureste de Líbano para reforzar su relación con FINUL

NUEVA YORK, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

El comandante de la Fuerza Interina de Naciones Unidas para Líbano (FINUL), el general italiano Claudio Graziano, mantuvo hoy varias reuniones con las autoridades locales de distintos pueblos y ciudades del sureste de Líbano, región que concentra el grueso de las tropas de FINUL, en un intento por reforzar la relación entre el contingente de la ONU y la población local.

"El rol de FINUL es mantener la paz y la estabilidad en el sur y mejorar la situación de la población civil y protegerla si hay una amenaza inminente de violencia de cualquier actor", explicó a las autoridades, según informa la agencia de la ONU, IRIN.

Por este motivo, el general explicó que considera "la relación entre FINUL y estas comunidades en la zona de operación (del contingente) una prioridad máxima". "Es esencial que estas relaciones se caractericen por la confianza y el respeto mutuo", incidió.

En este sentido, aseguró que el reciente ataque terrorista perpetrado el pasado domingo contra un contingente español --que se saldó con la muerte de seis soldados de FINUL, tres españoles y tres colombianos-- no perjudicará su misión. "En este momento difícil, quiero subrayar que todas las tropas de FINUL permanecen comprometidas más que nunca con su misión y determinación de implantar las tareas encomendadas por el Consejo de Seguridad (de la ONU)", aseguró.

Las de hoy fueron las más importantes reuniones mantenidas entre FINUL y las autoridades de las comunidades del sur de Líbano. Graziano se reunió entre otros con el gobernador de Nabatiye, así como con alcaldes de distintas localidades y miembros del Parlamento con representantes en la zona, representantes de las Fuerzas Armadas libanesas y miembros de los contingentes de FINUL desplegados en la región.

Al comienzo de todas las reuniones, todos los presentes mantuvieron un minuto de silencio en memoria de los seis soldados caídos en un atentado terrorista en pasado 24 de junio, perpetrado con una furgoneta Renault y cargada con explosivos cuatro veces más potentes que el TNT.