Líbano/Israel.- El Consejo de Seguridad expresa su "extrema conmoción y dolor" por el ataque en Qana, sin condenarlo

Actualizado 31/07/2006 4:59:20 CET

NUEVA YORK, 31 Jul. (EP/AP) -

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidos ha adoptado una declaración en la que manifiesta su "extrema conmoción y dolor" por la muerte de al menos 56 civiles en la localidad libanesa de Qana como consecuencia de un ataque aéreo israelí, pero no lo condena.

El texto ha sido aprobado hoy --todavía domingo a estas horas en Estados Unidos-- por unanimidad de los 15 miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas durante una reunión de urgencia. El comunicado fue adoptado tras un primer borrador mostrado por portavoces de la oficina de la ONU que contenía un lenguaje más duro finalmente fue corregido. El texto "deplora fuertemente la pérdida de vidas inocentes y el asesinato de civiles en el actual conflicto".

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, había reclamado horas antes al Consejo de Seguridad una "condena en los términos más enérgicos" al ataque perpetrado por el Ejército israelí en la localidad de Qana.

"El Consejo de Seguridad manifiesta su extrema conmoción y dolor por el bombardeo por parte de las Fuerzas de la Defensa israelí de un edificio residencial en Qana, en el sur de Líbano, que ha causado la muerte de decenas de civiles, la mayoría niños, y ha dejado heridos a otros muchos", comienza la declaración. Las discusiones en el seno del Consejo en relación al lenguaje utilizado continuaban después de que el texto fuera adoptado.

"El Consejo de Seguridad expresa su precupación por la amenaza de un aumento de la violencia con aún más graves consecuencias para la situación humanitaria, insta al fin de la violencia, y subraya la urgencia de la obrención de un alto el fuego duradero, permanente y sustenible", continúa el texto.

Asimismo, la declaración pide al Consejo de Seguridad que "trabaje sin más demora para adoptar una resolución para alcanzar un acuerdo duradero".

Annan había expresado con anterioridad su pesar ante el escaso apoyo que han tenido sus anteriores llamamientos al cese de las hostilidades y aseguró que el ataque de Qana debe "provocar la indignación moral de todo el mundo". La ONU atraviesa un momento de "extrema gravedad (...) especialmente el Consejo de Seguridad", aseguró Annan.