Liberados en Tanzania diez hombres detenidos por supuestamente participar en bodas entre personas del mismo sexo

Publicado 08/11/2018 19:00:15CET

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Tanzania han liberado este jueves a diez hombres detenidos recientemente en Zanzíbar por supuestamente participar en una ceremonia para casar a personas del mismo sexo, sin que por el momento se hayan presentado cargos contra ellos.

Elcomandante de la Policía de la región de Unguja, Suleiman Hassan, ha confirmado que todos ellos fueron detenidos en la playa de Pongwe y ha señalado que han sido liberados después de los interrogatorios, según ha informado el portal local de noticias Zanzibar24.

Sin embargo, ha resaltado en declaraciones a la agencia británica de noticias Reuters que las investigaciones continúan en marcha, por lo que los hombres podrían volver a ser arrestados e imputados.

La organización no gubernamental Amnistía Internacional señaló tras las detenciones que otros seis hombres lograron escapar, al tiempo que describió como "abrumador" que "el hecho de que se sentaran en parejas pueda acarrear proporciones criminales".

Las detenciones llegaron al hilo de las recientes declaraciones del comisionado para la ciudad de Dar es Salaam, Paul Makonda, quien anunció la creación de un grupo para identificar y detener a "muchos homosexuales" que podrían ser condenados a una pena de cárcel de hasta 30 años.

El Gobierno tanzano se ha desmarcado públicamente del llamamiento a delatar y perseguir homosexuales y ha asegurado, en medio del revuelo generado por esta advertencia, que "seguirá respetando y haciendo cumplir los Derechos Humanos, como figura en la Constitución".

Según Makonda, dicha comisión, en la que se invitaba a participar a la ciudadanía como delatora, comenzaría a operar este lunes, 5 de noviembre, pero el Ministerio de Exteriores tanzano publicó un comunicado para "aclarar" que el comisionado "sólo estaba expresando una opinión personal que no representa la posición oficial del Gobierno.

Makonda, sin embargo, no ha dado marcha atrás a su advertencia, criticada por la ONU y por varios países --la UE ha llamado a consultas a su embajador--. "Prefiero enfadar a estos países que a Dios", declaró, días después de presumir de haber recibido más de 5.700 avisos ciudadanos con los nombres de más de cien supuestos homosexuales.

La Constitución y las leyes de Tanzania prohíben expresamente las relaciones entre personas del mismo sexo, lo que ha llevado al ostracismo a la comunidad LGTBI. Las penas puedan alcanzar los 30 años de cárcel y no hay visos de que la situación pueda cambiar a corto plazo.

Los llamamientos de activistas y organizaciones de Derechos Humanos chocan, sin embargo, con el conservadurismo del presidente tanzano, John Magufuli, que ha endurecido la persecución LGTBI desde que llegó al poder en 2015. Lo ha hecho porque, según sus propias palabras, "hasta las vacas" desaprueban la homosexualidad.

Contador