Liberia afronta su mayor transformación económica en décadas con la nueva ley de los derechos de la tierra

Liberia
REUTERS / THIERRY GOUEGNON
Publicado 02/09/2018 11:57:30CET

La legislación por fin equipara la posesión generacional de tierras a la propiedad privada, en lo que supone un obstáculo a la inversión externa

DAKAR, 2 Sep. (Fundación Thomson Reuters/EP) -

Liberia está a punto de aprobar una ley de propiedad, esperada por la población desde hace mucho tiempo, para dificultar la adquisición de tierras a las compañías mineras y madereras, en el punto y final a un debate de cuatro años en el Congreso, que abre no obstante numerosas incógnitas sobre su aplicación.

El Senado de Liberia aprobó la semana pasada la Ley de Derechos a la Tierra; una ley que reconoce los derechos consuetudinarios de la tierra -- los derechos generacionales de las comunidades sobre la tierra ancestral y heredada -- como iguales a la propiedad privada.

Ali Kaba, del Instituto de Desarrollo Sostenible de Liberia, quien trabajó con los legisladores para revisar el proyecto de ley, recuerda que la cámara baja todavía debe aprobar enmiendas particulares antes de que George Weah, el presidente liberano, firme la ley, pero no se esperan grandes cambios.

"Creo que esto es revolucionario", ha declarado Kaba a la Fundación Thomson Reuters. "Las comunidades ahora pueden proteger su tierra", en referencia a los cinco millones de habitantes de Liberia que solo tienen derechos consuetudinarios sobre la tierra en la que viven, según el Instituto de Desarrollo Sostenible.

Como los derechos generacionales no están legalmente reconocidos en la actualidad, las comunidades que han tenido tierras durante generaciones acaban cediendo a la presión de inversores externos, explica Kaba.

UNA SEGUNDA REVOLUCIÓN

Después de la segunda guerra civil, que terminó en 2003, el Gobierno aceleró las políticas que otorgaban concesiones de recursos naturales a compañías extranjeras.

Las concesiones extranjeras de aceite de palma, concretamente, constituyeron el núcleo de las reformas que, según el Banco Mundial, transformaron la economía liberiana en cuestión de años, poniendo al país en primera línea del continente. Pero las concesiones de tierras, que ahora cubren más del 45 por ciento del territorio de Liberia, también son fuente de conflictos.

"Estoy sobreexcitado porque después de cuatro años lo hemos conseguido", ha explicado Stanley Toe, director ejecutivo de la Autoridad de Tierras de Liberia, la agencia gubernamental a cargo de la política de tierras. "A los liberianos, especialmente los que viven en las zonas rurales, les falta paciencia para esperar a que este acuerdo se ponga en práctica".

Pero el cambio no se producirá de inmediato, ha avisado Toe. Las comunidades tendrán que trabajar juntas para definir sus miembros y límites, crear una estructura de gobernanza de la tierra y luego pasar por un proceso para documentar sus derechos, ha agregado.

"Una vez que el presidente aprueba la ley y es efectiva, el mayor desafío será implementar la ley. Tendremos que gestionar las expectativas", ha avisado a la Fundación Thomson Reuters.

De hecho, se estima que el 90 por ciento de los casos de tribunales civiles de Liberia están relacionados con la tierra, y hasta dos tercios de los conflictos violentos en el país tienen su raíz en cuestiones de derechos a la tierra.