El líder de la AfD en Bremen sale del hospital tras dos días ingresado por una paliza

Congreso de Alternativa para Alemania (AfD)
REUTERS / MICHAELA REHLE - Archivo
Publicado 09/01/2019 17:37:10CET

BREMEN (ALEMANIA), 9 Ene. (DPA/EP) -

El líder de Alternativa para Alemania (AfD) en la ciudad de Bremen, Frank Magnitz, ha recibido el alta hospitalaria este miércoles, tras pasar dos días ingresado por una paliza que el partido ultraderechista achaca a los esfuerzos de las demás formaciones políticas para marginar a la AfD.

Magnitz fue atacado el lunes por la tarde en una plaza del centro de Bremen por tres encapuchados. El dirigente local fue hospitalizado en estado grave. Imágenes difundidas por la AfD le mostraban con un ojo hinchado y un corte que recorre la mayoría de la frente.

El partido ultraderechista informó en un primer momento de que Magnitz había sido golpeado en la cabeza con un palo de madera, pero los investigadores han descartado esta hipótesis.

"Estamos trabajando bajo la presunción de que todas las heridas son atribuibles únicamente a la caída" que sufrió al ser atacado por los tres encapuchados, ha dicho Frank Passade, portavoz de la Fiscalía de Bremen en una rueda de prensa.

El Ministerio Público ha difundido un vídeo del momento en el que se ve la agresión y cómo Magnitz cae al suelo pero no que sea golpeado con un palo.

Los investigadores sospechan que fue un ataque con motivaciones políticas. Para el líder de la AfD, Alexander Gauland, no hay duda. "Es el resultado de los intentos por marginarnos", dijo el martes.

La AfD nació como un partido euroescéptico pero ha evolucionado hasta caracterizarse por su discurso antiinmigración. En las elecciones federales de 2017, logró entrar por primera vez al Parlamento y lo hizo como principal fuerza opositora, por detrás de conservadores y socialdemócratas, que gobiernan en coalición.

Un portavoz de la AfD ha ratificado que el ataque contra Magnitz es tan solo el último de una serie de asaltos contra miembros de la formación política. En los últimos días, un explosivo estalló a las puertas de una de sus sedes, mientras que en otras han aparecido pintadas.

Contador