Actualizado 23/07/2012 19:13 CET

El líder de Kadima se niega a apoyar las "aventuras" de Netanyahu contra Irán

JERUSALÉN, 23 Jul. (Reuters/EP) -

El líder del partido opositor israelí Kadima, Shaul Mofaz, que ha formado parte del Gobierno de Israel desde mayo hasta julio de este año, ha indicado este lunes que no apoyará al primer ministro, Benjamin Netanyahu, en sus "aventuras" militares en referencia a un posible ataque contra Irán para impedir que las autoridades iraníes consigan la bomba atómica.

Mofaz, que llegó a ser viceprimer ministro este año durante el breve período en el que Kadima entró en el Ejecutivo, ha realizado estas declaraciones solo una semana después de su marcha del Gobierno. El líder opositor estuvo en varias conversaciones de la Administración sobre el programa nuclear iraní.

"Kadima no se embarcará en las operaciones de aventuras que arriesguen el futuro de nuestros hijos e hijas y el futuro de los ciudadanos de Israel", ha indicado en rueda de prensa Mofaz, que ha sufrido la deserción de cuatro diputados de su partido por haber decidido salir del Ejecutivo. El término hebreo para 'operaciones' tiene connotaciones militares. Mofaz fue un alto mando del Ejército y ministro de Defensa.

Tradicionalmente, los primeros ministros israelíes suelen consultar a la oposición cuando ordenan una operación militar de envergadura. Sin embargo, en 1981 el jefe del Gobierno, Menachem Begin, ignoró al entonces líder de la oposición Simon Peres, hoy presidente, a la hora de ordenar el bombardeo sobre el reactor nuclear iraquí de Osirak.

Las declaraciones de Mofaz se unen a las de altos mandos militares que han advertido de las consecuencias que tendría un bombardeo contra Irán, ya que podría provocar que Teherán acelere su programa nuclear. Varias encuestas señalan que la mayor parte de los israelíes están en contra de un ataque unilateral por parte de Israel.

Mofaz ha indicado además que los diputados de su partido que han pedido unirse al Gobierno ya no pertenecen a Kadima. Estos parlamentarios no han conseguido llegar hasta los siete diputados para formar su propio grupo en el Parlamento israelí.