Los líderes esconden sus cartas para el reparto de cargos hasta definir la agenda de la UE

EU summit in Brussels
Mario Salerno/EU Council/dpa
Publicado 28/05/2019 19:24:18CET

BRUSELAS, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han apostado a su llegada a Bruselas por avanzar primero en definir las prioridades y la estrategia europea que deberán dirigir los nuevos presidentes de la Comisión Europea y del Consejo en los próximos años, antes de revelar sus cartas sobre los nombres de los candidatos que quieren que ocupen esos asientos.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, convocó a los líderes a esta cena informal con el objetivo de obtener de ellos un mandato claro que le permita guiar las negociaciones para un acuerdo sobre la agenda estratégica europea y el reparto de cargos en la próxima cumbre de junio.

Por ello, nadie espera que la reunión de este martes concluya con el anuncio de nombres de candidatos, sino que cada delegación deje claras sus ambiciones y condiciones. En la sala en la que se encuentran los líderes desde las 18.30 horas no hay nadie más que ellos, porque se le quiere dar la máxima confidencialidad a las conversaciones, y no tendrán conexiones móviles.

"No quiero que hoy hablemos de nombres, debemos tener en cuenta lo que han expresado los votantes y elegir responsables que tengan la credibilidad necesaria para actuar", ha declarado el presidente de Francia, Emmanuel Macron, a su llegada a la cumbre extraordinaria.

Macron es el mandatario que más claramente se ha pronunciado en contra del sistema que defiende la Eurocámara para que el sucesor de Jean-Claude Juncker al frente del Ejecutivo comunitario surja de manera automática de los 'cabeza de lista' de los partidos europeos en las elecciones del pasado domingo.

Según esa lógica, el mejor situado sería el candidato del Partido Popular Europeo (PPE), el bávaro Manfred Weber, por ser la fuerza más votada en las europeas, pero es un aspirante poco conocido y sin experiencia ejecutiva, lo que lastra sus opciones.

El resto de partidos en la Eurocámara, además, apuntan la necesidad de que el candidato elegido cuente con el apoyo de una mayoría más amplia y progresista, lo que abre la puerta al socialista Frans Timmermans y a la liberal Margrethe Vestager, ambos con carteras de responsabilidad en la Comisión actual, a donde llegaron tras formar parte de los gobiernos de Países Bajos y Dinamarca, respectivamente.

"Debemos respetar al Parlamento Europeo y elegir al próximo presidente de la Comisión de entre los 'Spitzenkandidaten'. Pero necesitamos a alguien con una fuerte experiencia ejecutiva tanto a nivel nacional como europea", ha dicho el primer ministro portugués, Antonio Costa, al ser preguntado por las opciones de cada uno.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que junto a Costa lidera las negociaciones por parte de la familia socialdemócrata europea, ha declarado su apoyo a Timmermans y su intención de defender su candidatura en su encuentro a Veintiocho.

"Espero que se abra paso, porque creo que cuenta con la cualificación, experiencia, apoyo y puede aunar consensos más allá de nuestra familia política, ya sea con liberales, con los verdes y, por qué no, también con el PPE", ha resumido Sánchez.

Preguntado por las opciones de Vestager, Sánchez ha declarado su "respeto por todos los candidatos", pero ha subrayado que en esta ocasión está convencido de que los socialistas europeos tienen "al mejor candidato".

Solo la canciller alemana, Angela Merkel, y el irlandés, Leo Varadkar, han apoyado expresamente a Weber a su llegada a la cumbre. "Creo en una Europa más democrática, eso significa que el resultado de las elecciones europeas debe reflejarse en quien elijamos", ha dicho Varadkar.

"Hoy tendremos un primer intercambio de opiniones en el que yo, como miembro del PPE, por supuesto apoyaré a Manfred Weber", ha apuntado Merkel, que después ha matizado que los líderes tendrán "que discutir con cuidado y saber que, en el fondo, hay una tarea constructiva que realizar y que podemos contribuir sustancialmente a la capacidad de actuar de la Unión Europea".

Juncker ha recordado que él mismo llegó a presidente de la Comisión Europea tras hacer campaña como candidato del PPE en las pasadas europeas y ha defendido que "esta vez debería ser igual".

El primer ministro de Estonia, Jüri Ratas, ha preferido no nombrar a sus candidatos preferidos para presidir las instituciones europeas y se ha limitado a pedir que el reparto asegure un "equilibrio geográfico". "Espero de verdad que encontremos buenas soluciones a finales de junio", ha expresado.

El primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, ha subrayado que sería "malo" que los jefes de Estado y de Gobierno centrasen su reunión en "hablar de nombres" y ha instado a mantener un debate sobre las "prioridades" de la UE para los próximos cinco años.

No obstante, el luxemburgués ha defendido la candidatura de la danesa Margrethe Vestager en el encuentro que ha mantenido la familia liberal europea antes de la cumbre de líderes.

El primer ministro belga, Charles Michel, también ve "prematuro" hablar de nombres concretos y ha puesto el acento en que Consejo y Parlamento Europeo cooperen para ser capaces de elegir "con buena inteligencia" los "equipos" que dirijan una Europa que sea "más eficaz" y se centre en "preocupaciones centrales".

Contador

Para leer más