Los líderes europeos centran sus compromisos en medidas para frenar la llegada de más refugiados

Actualizado 24/09/2015 4:41:17 CET

Se comprometen a un mayor control de la frontera exterior y a aumentar las ayudas a terceros países que acogen a refugiados

BRUSELAS, 24 (EUROPA PRESS)

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se han comprometido este miércoles a dar prioridad al refuerzo de los controles en sus fronteras exteriores y a elevar la ayuda a los países próximos a Siria para apoyarles en la acogida de los refugiados que escapan del conflicto.

"Debemos proteger nuestras fronteras pero también proteger a los refugiados y ayudar a los países vecinos", ha manifestado el presidente del Consejo, Donald Tusk, en una rueda de prensa al término de la cena informal de líderes.

"Todos reconocemos que no hay soluciones fáciles y que sólo podemos gestionar este desafío trabajando juntos, con espíritu de solidaridad y responsabilidad", dice la declaración pactada por los líderes, en una cena informal en Bruselas marcada por las tensiones con los países del Este por su resistencia a las cuotas que se les asignó en un acuerdo el martes para reubicar a 120.000 refugiados.

El objetivo de esta cumbre extraordinaria era definir medidas inmediatas para atajar la actual crisis de refugiados e iniciar una revisión de la política europea de asilo y migración a largo plazo.

Mientras, los Veintiocho deben "defender, aplicar e implementar" las reglas existentes, según el texto. Algunas de estas medidas a corto plazo deberán estar en marcha incluso antes de que se vuelva a reunir el Consejo europeo los días 15 y 16 de octubre, ha dicho Tusk.

"Europa debe ser creíble y para ello debe, en primer lugar, respetar sus valores y acoger a los hombres y mujeres que tienen derecho al asilo", ha avisado, por su parte, el presidente francés, François Hollande. Con todo, el mandatario galo ha señalado que para su credibilidad, la UE debe también instalar los centros de registro, vigilar mejor sus fronteras exteriores y "asumir su responsabilidad en el plano internacional".

La necesidad de reforzar la vigilancia en las fronteras externas es algo en lo que coinciden los Veintiocho para contener "la situación dramática". Por eso, aportarán recursos adicionales para la agencia europea de control de las fronteras exteriores (Frontex), la Oficina europea de Apoyo al Asilo (EASO, por sus siglas en inglés) y Europol; y también equipos y personal de los Estados miembros.

Otra de las voluntades que recoge la declaración a Veintiocho es la de asistir a los países más afectados para identificar, registrar y tomar las huellas de las personas que llegan, de cara a "garantizar la reubicación y retornos". La puesta en marcha con celeridad de los llamados 'hotspots', son un requisito previo defendido por París y Berlín para activar los programas de reubicación de hasta 160.000 demandantes de asilo llegados a Italia y Grecia inicialmente.

"Estos centros deberán también organizar la devolución de quienes no tienen derecho al asilo", ha explicado el presidente francés, François Hollande, que ha precisado que estos centros "para el registro, la orientación y para la acogida o retorno" de los inmigrantes deberán estar "plenamente funcionando" antes de que acabe el mes de noviembre.

Los llamados 'hotspots' se implementarán en Italia y Grecia, aunque Bulgaria también ha solicitado contar con uno de estos centros porque tiene frontera con Turquía. "Tenemos que verlo cuidadosamente, identificar cuáles serían los costes", ha apuntado la canciller alemana, Angela Merkel, que ha añadido que los socios europeos están "abiertos" a examinar la petición búlgara.

"Debería haber varios 'hotspots', no uno por país. Y corresponde a los europeos financiarlo u no a los países de acogida, porque sería una carga que no sería soportable", ha opinado Hollande. El presidente francés ha considerado esencial que estos centros ofrezcan un "retorno digno" y lo más rápido posible para los inmigrantes cuya solicitud de asilo sea rechazada.

APOYO A LOS PAÍSES DE LA REGIÓN

Con la vista puesta en ofrecer un mayor apoyo a los países de la región, los líderes aceptan comprometer "al menos 1.000 millones de euros adicionales" para los refugiados a través de las organizaciones internacionales en la zona, como el Programa Mundial de Alimentos y el Alto Comisionado de Apoyo a los Refugiados de la ONU.

Este fondo contará con 500 millones de las arcas comunitarias --lo que requiere enmendar el presupuesto europeo, probablemente la semana próxima-- y se esperan contribuciones equivalentes por parte de los Estados miembros, según explican fuentes comunitarias.

También se refieren a un "incremento sustancial" de su contribución al fondo fiduciario regional para ayudar a los refugiados sirios que acogen Líbano, Jordania y Turquía. Y contemplan más financiación para el fondo de emergencia pensado para atajar las causas en la raíz de la inmigración en África.

El diálogo con Turquía debe ser "reforzado a todos los niveles", a juicio de los dirigentes europeos, además de explorar el modo de asistir a los países de los Balcanes occidentales a contener los flujos de refugiados.

Para leer más