Publicado 31/10/2015 17:51

Los líderes de la ONU y Cruz Roja efectúan un aviso sin precedentes contra la parálisis de los gobiernos ante la guerra

Ban Ki Moon y Peter Maurer
PIERRE ALBOUY / REUTERS

MADRID, 31 Oct. (EDIZIONES) -

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, y el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (ICRC), Peter Maurer, han realizado este sábado una advertencia "sin precedentes" acerca del impacto de los conflictos actuales sobre los civiles, y han formulado un llamamiento urgente a los gobiernos para que pongan fin a su "parálisis perturbadora" y detengan de una vez por todas el sufrimiento que causa la guerra.

En una conferencia de prensa conjunta desde Ginebra, ambos líderes han recalcado la importancia capital de respetar el derecho humanitario internacional para mantener bajo control el caos y prevenir inestabilidades futuras.

"Ante la evidente falta de humanidad actual el mundo ha respondido con una parálisis perturbadora" ha declarado el secretario general. "Esto se burla de la misma razón de existencia de las Naciones Unidas. El mundo debe reafirmar su humanidad y mantener su compromiso hacia el derecho humanitario internacional." añadió.

Además, urgen a los estados a redoblar sus esfuerzos para encontrar soluciones sostenibles a los conflictos, así como utilizar su influencia sobre las partes enfrentadas para obligarlas a respetar la ley.

"Hoy hablamos como una sola voz para urgir a los estados que tomen pasos inmediatos y concretos para solventar la difícil situación en la que se encuentra la población civil", ha señalado Ban Ki Moon.

En el comunicado conjunto se proponen medidas a tal efecto, como investigaciones sobre posibles violaciones de los derechos humanos, medios para juzgar la responsabilidad de los culpables y el desarrollo de mecanismos concretos para mantener el acatamiento de las sentencias.

Los ataques deliberados a civiles y a infraestructuras no militares, así como otras violaciones serias del derecho humanitario internacional, deberán ser condenadas.

"Muy pocas veces anteriormente hemos sido testigos del movimiento forzoso de tanta gente, de tanta inestabilidad, de tanto sufrimiento" ha declarado el presidente de la Cruz Roja.

Asimismo insisten en tomar las medidas necesarias para garantizar el acceso sin obstáculos tanto a las misiones médicas y humanitarias como para los que en ellas trabajan.

Los líderes de ambas organizaciones hacen referencia al tema de los refugiados a través del llamamiento a la protección y asistencia de aquellos que huyen de la inseguridad de sus países de procedencia.

"En los conflictos armados en Afganistán, Irak, Nigeria, Sudán del Sur, Siria, Yemen y tantos otros, los combatientes desafían las normas fundamentales del ser humano", señaló Peter Maurer. "Cada día, escuchamos como los civiles son asesinados o heridos en violaciones del derecho humanitario con total impunidad", añadió.

Advierten además de la necesidad de encontrar soluciones de larga duración y de la necesaria ayuda que se debe prestar a los países y comunidades de origen de los desplazados.

Por último, el comunicado pide el fin del uso de explosivos de alta potencia en áreas densamente pobladas. "La inestabilidad se expande. El sufrimiento crece. Ningún país puede permanecer impasible frente a esto", sentenció el líder de Cruz Roja.

Más información