Actualizado 04/12/2015 11:59 CET

El Likud de Netanyahu resta importancia a los intentos de Trump por estereotipar a los judíos

JERUSALÉN, 4 Dic. (Reuters/EP) -

Los ministros del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, han preferido no alimentar la polémica en torno a las declaraciones del precandidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, quien esta semana provocó las críticas de varios medios israelíes al calificar a todos los judíos como "negociadores" y apegados al dinero durante un encuentro en Washigton para recabar fondos de grupos hebreos en EEUU.

En su discurso, Trump manifestó abiertamente que, como no necesita el dinero de la Coalición Republicana Judía, no recibirá ningún tipo de ayuda de este colectivo. "Por eso no me van a ayudar, a pesar de que saben que soy lo mejor que le podía pasar a Israel", declaró en un gesto que le granjeó las críticas de comentaristas de medios como 'Times of Israel'.

"Este hombre no puede ser presidente de Estados Unidos. Los votantes tienen que entender que hace falta ser más que un vendedor para llegar a la Casa Blanca, con todo el respeto para lo que el señor Trump ha conseguido en su carrera", declaró el presidente del Partido Republicano de Israel, Matt Zell.

Sin embargo, dos ministros del partido Likud del primer ministro Netanyahu se mostraron condescendientes con las declaraciones de Trump.

"Creo que de todos es sabido que Trump es un candidato que se caracteriza por provocar en todas y cada una de sus declaraciones. Teniendo en cuenta su nivel habitual, menos mal que solo ha sido eso", ha indicado el ministro de Inmigración, Zev Elkin, quien ha recomendado "que nadie intente extraer lecciones de tal o cual declaración no solo de Trump, sino del resto de candidatos".

Para leer más