Reino Unido sopesa recuperar las sanciones contra Irán en plena escalada de tensión bilateral

Actualizado 21/07/2019 12:33:12 CET
Stena Impero
Stena Impero - REUTERS / HANDOUT .

Teherán advierte a Londres de que está preparado para "diferentes escenarios"

LONDRES, 21 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Reino Unido se está planteando recuperar las sanciones contra Irán que fueron retiradas por virtud del acuerdo nuclear firmado en 2015, en respuesta a la captura del petrolero británico 'Stena Impero' en el estrecho de Ormuz por parte de la República Islámica, según ha avanzado 'The Telegraph'.

El diario británico apunta que el ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, anunciará este mismo domingo un paquete de medidas punitivas contra Irán, tanto diplomáticas como económicas. En un paso más, incluso podría pedir a la ONU y la UE que reactiven sus sanciones contra Irán, que también fueron retiradas por el acuerdo nuclear, de acuerdo con 'The Telegraph'.

"Vamos a considerar una serie de opciones", ha dicho este domingo el ministro 'junior' de Defensa, Tobias Ellwood, preguntado sobre la reactivación de las sanciones contra Irán en Sky News. "Hablaremos con nuestros colegas y nuestros socios internacionales para ver qué se puede hacer", ha añadido.

Reino Unido es uno de los firmantes del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 por las principales potencias mundiales e Irán, por virtud del cual el régimen de los ayatolás se compromete a limitar el desarrollo militar de su industria atómica a cambio de la retirada progresiva de las sanciones internacionales.

Estados Unidos abandonó el acuerdo nuclear alegando un supuesto incumplimiento por parte de Irán. Los demás firmantes --Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China-- se comprometieron a mantenerlo vivo, si bien la recuperación de las sanciones británicas podría minar este objetivo.

Ellwood ha subrayado que en estos momentos "lo más importante" es lograr una solución para el 'Stena Impero', así como "garantizar que otros barcos de bandera británica operan de forma segura en esas aguas para después mirar el cuadro completo", en alusión a la situación en el golfo Pérsico.

Reino Unido ya ha enviado una carta al secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, y al Consejo de Seguridad de la ONU en la que informa sobre la captura del 'Stena Impero', asegurando que se trata de "una interferencia ilegal" por parte de las autoridades iraníes.

"El barco estaba ejerciendo el legítimo derecho de paso en tránsito por un estrecho internacional, conforme al Derecho Internacional", según el cual "el derecho de paso no debe ser impedido, por lo que la acción de Irán constituye una interferencia ilegal", sostiene Reino Unido en la carta, a la que ha tenido acceso la agencia de noticias Reuters.

El Ejecutivo de Theresa May ha asegurado que su prioridad es "reducir la tensión" porque no busca una confrontación con Irán, si bien ha apostillado que "las tensiones actuales son extremadamente preocupantes". "Es inaceptable y sumamente peligroso amenazar a los buques que realizan sus actividades legítimas", ha aseverado.

"DIFERENTES ESCENARIOS"

El embajador iraní en Londres, Hamid Baeidinejad, ha reaccionado a estas informaciones instando a Downing Street a "contener a las fuerzas políticas domésticas que quieren aumentar la tensión existente entre Reino Unido e Irán más allá de la cuestión de los barcos".

"Esto es algo peligroso y poco inteligente en un momento sensible para la región", ha dicho en su cuenta oficial de Twitter, al tiempo que ha recalcado que la nación persa "permanece firme y está preparada para diferentes escenarios", sin precisar cuáles.

En un tono parecido, el portavoz para temas de Justicia del Partido Laborista, Richard Burgon, ha pedido al Gobierno que no se convierta en el "mensajero" del presidente estadounidense, Donald Trump, recordando lo ocurrido con la guerra de Irak.

"No queremos acabar siendo los mensajeros o secuaces de Donald Trump", ha dicho Burgon en Sky News, abogando por que Reino juegue un "papel positivo" a favor de la reducción de las tensiones en Oriente Próximo y del acuerdo nuclear.

LA VERSIÓN IRANÍ

El 'Stena Impero' fue apresado el viernes con 23 personas a bordo --de Rusia, India, Letonia y Filipinas-- mientras navegaba por aguas internacionales cerca del estrecho de Ormuz por una presunta violación del Derecho del Mar, según informó entonces la Guardia Revolucionaria.

Ya el sábado, el jefe de la Organización Marítima y de Puertos de la provincia iraní de Hormozgán, Alá Morad Afifipoor, detalló que el 'Stena Impero' "colisionó con un barco pesquero" que intentó contactar con el petrolero británico, pero no obtuvo respuesta, por lo que dio aviso a las autoridades iraníes.

Además, el portavoz de la Guardia Revolucionaria, el general Ramezan Sharif, dijo que el 'Stena Impero' navegaba por una ruta equivocada hacia el estrecho del Ormuz escoltado por un buque de guerra de Reino Unido para evitar, precisamente, que fuera interceptado por la República Islámica.

Conforme al relato de Teherán, los efectivos de la Guardia Revolucionaria pidieron al petrolero británico que se detuviera pero hizo caso omiso de los avisos, por lo que finalmente fue abordado con lanchas rápidas y un helicóptero, una actuación que quedó grabada en un vídeo que ha sido difundido en las últimas horas.

TENSIÓN BILATERAL

El 4 de julio, un destacamento de los Marines británicos apresó el superpetrolero 'Grace 1', contratado por Irán, cuando navegaba cerca de Gibraltar ante la sospecha de que trasladaba un cargamento de crudo con destino a una refinería de Siria, lo que supondría un incumplimiento de las sanciones impuestas por la Unión Europea contra el Gobierno que preside Bashar al Assad.

Desde entonces, el 'Grace 1' permanece bajo custodia de las autoridades británicas en Gibraltar. La República Islámica ha pedido insistentemente a Reino Unido la liberación del superpetrolero y ha advertido de que adoptará represalias contra los británicos y los estadounidenses por esta acción.

Estos incidentes se enmarcan en la escalada de tensión en el Golfo con motivo del primer aniversario de la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear. Irán ha comenzado a incumplir gradualmente los compromisos adquiridos en el tratado, volviendo al enriquecimiento de uranio, aunque lejos de los niveles necesarios para fabricar un arma atómica.

Para leer más