Londres siguió vendiendo armas a Bahréin a pesar de la represión de las protestas

Actualizado 14/02/2012 19:46:37 CET

LONDRES, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno británico vendió durante todo 2011 armas al régimen bahreiní, incluidos fusiles, silenciadores y pistolas, a pesar de la violenta represión contra los manifestantes antigubernamentales orquestada desde Manama, según datos oficiales del Ministerio de Comercio publicados por el diario británico 'The Guardian'.

Las cifras de comercio de armamento y material de Defensa demuestran que el Gobierno autorizó el año pasado la venta de equipos por un valor superior a un millón de libras (1,2 millones de euros), incluidos silenciadores de pistolas, mirillas de armas, fusiles, artillería y piezas de aviones de entrenamiento militar.

El Ejecutivo liderado por David Cameron también dio luz verde a la exportación a Bahréin entre julio y septiembre de ametralladoras navales y de equipos para detectar y neutralizar artefactos explosivos improvisados. A pesar de las manifestaciones contra el régimen que se desataron en febrero y que fueron violentamente dispersadas por las fuerzas de seguridad bahreiníes, el Gobierno británico no denegó inicialmente en 2011 ni una sola licencia para exportar armamento y material de defensa a ese país.

En su campaña de represión, las fuerzas de seguridad no dudaron en lanzar gases lacrimógenos y granadas aturdidoras contra los manifestantes, a los que solían sorprender con incursiones previas al amanecer en los campamentos que levantaron en el centro de de Manama, capital bahreiní.

Los agentes salieron a patrullar por las calles a bordo de vehículos blindados en Manama y en las localidades que la rodean para intentar disolver a los manifestantes, que respondían a sus ataques con cócteles molotov.

Tras conocerse públicamente los datos de venta de armas a Bahréin, incluidos equipos de control de masas, pistolas y municiones, el Gobierno británico decidió revocar 158 de las licencias de exportación que previamente había concedido al archipiélago, entre ellas 44 que encubrían equipos militares.

Los últimos datos revelados este martes por el Ministerio de Comercio, Innovación y Capacidades muestran que, en el último trimestre de 2011, el Gobierno bahreiní vendió armas por importe de más de un millón de euros a Arabia Saudí, incluidos componentes de vehículos de combate y de torretas. Precisamente, el Gobierno saudí fue uno de los países del Consejo de Cooperación del Golfo que decidió ayudar al Ejecutivo bahreiní a poner fin a las protestas con el despliegue de fuerzas militares en la isla.

Reino Unido no sólo vendió armas al régimen bahreiní cuando reprimía con violencia a manifestantes pacífico sino que también exportó equipos militares a Egipto por importe superior a un millón de libras (1,2 millones de euros), incluidas piezas de vehículos de combate, gafas de visión nocturna y sistemas de comunicaciones.

El ministro de Comercio, Vince Cable, defendió la semana pasada ante la comisión de Control de Exportación de Armamento de la Cámara de los Comunes las ventas de armas a países que no respetan los Derechos Humanos. "Nosotros comerciamos con gobiernos no democráticos y que tienen un mal historial en Derechos Humanos. Comerciamos con gobiernos represivos y no lo negamos", afirmó.

Frente a este mismo órgano parlamentario, el ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, aseguró que las fuerzas saudíes entraron el año pasado en Bahréin para "proteger las instalaciones no para tomar parte en los enfrentamientos, por lo que no hubo problemas" con las condiciones de exportación de armas, sostuvo el responsable de la Foreign Office.