Macron y Steinmeier conmemoran este domingo en Estrasburgo el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial

Emmanuel Macron
REUTERS / LEHTIKUVA LEHTIKUVA - Archivo
Publicado 04/11/2018 8:37:06CET

ESTRASBURGO, 4 Nov. (DPA/EP) -

Los presidentes de Francia y de Alemania, Emmanuel Macron y Frank-Walter Steinmeier, liderará este domingo en la ciudad gala de Estrasburgo los actos de conmemoración del centenario del fin de la la Primera Guerra Mundial.

Los dos mandatarios tienen previsto asistir a un concierto en la Catedral de Estrasburgo en el que se interpretarán piezas del compositor alemán Ludwig van Beethoven y del galo Claude Debussy. El acto también conmemorará el retorno de la región Alsacia y Lorena bajo el dominio de Francia.

Alsacia y Lorena, conocida en Alemán como Elsass-Lothringen y desde 2016 intergada en la región del Gran Este de Francia, se convirtió en parte de Alemania tras la guerra franco-prusiana de 1871. Su retorno bajo dominio galo en 1918 fue considerado como un restablecimiento del orgullo nacional.

La Primera Guerra Mundial fue un conflicto combatido en su mayor parte en suelo francés con trincheras excavadas en el frente occidentaln el este y el noreste de Francia. Muchas personas perdieron su vida en la región de Alsacia y Lorena.

Hace casi un año, Macron y Steinmeier recordaron a las víctimas de la Granc Guerra cuando inauguraron en una montaña cerca de la ciudad alsaciana de Colmar el primer museo franco-alemán que conmemora la muerte de millones de soldados en la Primera Guerra Mundial.

La contienda continúa siendo un tema delicado: además de la agresión de Alemania y las atrocidades está el espinoso tema de los 60.000 residentes alemanes que se fueron de la región de Alsacia y Lorena tras la Primera Guerra Mundial, algunos por voluntad propia y otros expulsados. "Fue una auténtica sangría", explica a DPA el historiador del archivo de Estrasburgo Franck Burckel.

La región de Alsacia y Lorena fue de nuevo ocupada por las fuerzas del Tercer Reich en 1940 pero, desde entonces, se ha convertido en un símbolo de la reconciliación entre ambos países, ahora estrechos socios en la Unión Europea.