Actualizado 17/02/2007 20:08 CET

Magreb.- Mohamed VI pide un impulso en la construcción de la Unión del Magreb Árabe en el aniversario de su creación

RABAT, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

El rey de Marruecos, Mohamed VI, realizó hoy un llamamiento para impulsar la construcción de la Unión del Magreb Árabe (UMA) en el décimo octavo aniversario de la creación de esta organización supranacional regional que reune a Mauritania, Marruecos, Túnez, Argelia y Libia.

El monarca alauí pidió a los jefes de Estado de la UMA mirar hacia el futuro e impulsar el "proceso de construcción magrebí sobre bases sanas, sólidas y unitarias" para solventar los "desafíos a los que nos enfrentamos colectivamente".

En un mensaje de felicitación dirigido a los mandatarios magrebíes, Mohamed VI reiteró su "convicción de la necesidad de mirar decididamente hacia el futuro con confianza y seguridad e impulsar así el proceso de construcción magrebí sobre bases sanas, sólidas y unitarias en un mundo que rechaza las entidades utópicas y sólo reconoce a los grupos económicos fuertes", informó la agencia marroquí MAP.

En el marco de este espíritu de "solidaridad sincera", el monarca reiteró su "firme voluntad" de prestar su apoyo y su aportación constructiva a la dinamización y a la consolidación de este marco institucional".

Para superar las dificultades que "desgraciadamente" siguen trabando la eclosión de una "real dinámica de integración", "cada uno de nosotros debe multiplicar los esfuerzos" para que "podamos concretar las aspiraciones de nuestros pueblos, particularmente la creación de un espacio magrebí complementario, coherente y solidario que refleje las disposiciones del Tratado de Marrakech".

El jefe de Estado marroquí recibió mensajes similares de sus homólogos en los que reiteran su "apego constante" a la UMA como "opción estratégica" y expresan su interés en la construcción de un Magreb Árabe "sólido y unido".

La organización, creada en 1989 en un proceso de creciente integración regional, lleva bloqueada en la práctica desde hace once años, cuando se celebró la última cumbre de alto nivel. Las discrepancias entre Marruecos y Argelia sobre la cuestión del Sáhara Occidental son una de las causas principales del estancamiento del proceso de integración magrebí.