Actualizado 06/07/2015 09:37 CET

Malí.- Arrancan de las conversaciones entre los grupos armados tuareg del norte de Malí

MADRID, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las conversaciones entre los tres principales grupos armados tuareg presentes en el norte de Malí han arrancado este lunes en la capital de Burkina Faso, Uagadugú, en un intento por crear una plataforma común de reivindicación y de limar las diferencias entre ellas.

El Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA), el Alto Consejo por la Unidad del Azawad (ACUA) y el Movimiento Árabe del Azawad (MAA) pretenden además conformar una única fuerza de cara a las conversaciones de paz con el Gobierno de Malí, según ha informado la emisora Radio France Internationale.

En caso de que estas conversaciones entre los grupos tuareg fructifiquen, la nueva ronda de negociaciones con el Gobierno central, prevista para el mes de septiembre en Argel, tendría más expectativas de éxito que las celebradas hasta ahora.

En abril de 2012, el MNLA arrebató todo el norte de Malí, de mayoría tuareg, a las tropas gubernamentales en una rebelión cuyo fin último era la independencia, pero la revuelta fue secuestrada rápidamente por tres grupos islamistas: el Movimiento de Unidad para la Yihad en África Occidental (MUYAO), Ansar Dine y Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI).

Desde entonces, los islamistas implantaron la 'sharia' (ley islámica) en las ciudades de Tombuctú, Kidal y Gao y destruyeron templos históricos en los que, según su criterio, se ejercía la idolatría.

A principios de enero de 2013, estos grupos islamistas comenzaron a avanzar hacia la línea de demarcación en la región de Mopti, mientras que varias unidades de los grupos yihadistas presentes en la zona se desplegaron al sur de Tombuctú, lo que desencadenó una intervenció francesa que hizo replegarse a los extremistas.

Los tuareg han protagonizado varios levantamientos para conseguir que se reconozca la autonomía de dicho pueblo o la creación de un país propio en la región.

Entre 1990 y 1996, los tuareg combatieron contra Malí y Níger en una revuelta instigada por una grave hambruna en la región, la dura represión contra los derechos políticos de esta población y la crisis de refugiados derivada de la debilidad política de ambos países durante la década de los ochenta.

Más recientemente, los tuareg volvieron a tomar las armas entre 2007 y 2009 a causa de la lenta e insatisfactoria desmovilización e integración de los rebeldes en la vida civil y las Fuerzas Armadas. En el proceso, varios políticos tuareg fueron destituidos de sus cargos y algunos terminaron en la cárcel.

Para leer más