Malta prohíbe la entrada en sus aguas al buque de rescate 'Alan Kurdi'

Publicado 07/07/2019 13:48:18CET
Migrantes rescatados por el barco humanitario 'Alan Kurdi' en el Mediterráneo
Migrantes rescatados por el barco humanitario 'Alan Kurdi' en el MediterráneoFabian Heinz/Sea-Eye/dpa

LA VALETA, 7 Jul. (DPA/EP) -

Las autoridades maltesas han prohibido este domingo la entrada al buque de rescate humanitario 'Alan Kurdi' que transporta a 65 migrantes rescatados en aguas del Mediterráneo.

"No tienen permiso para entrar en las aguas territoriales maltesas", ha explicado un portavoz militar en declaraciones a la agencia de noticias alemana DPA.

El barco 'Alan Kurdi' --llamado así en recuerdo del pequeño de tres años del mismo nombre que apareció muerto en una playa de Turquía en septiembre de 2015-- avistó el viernes una zodiac azul con 65 personas a bordo y procedió a rescatarlas.

Este sábado se dirigió a la isla italiana de Lampedusa, pero las autoridades italianas le denegaron el acceso siguiendo la política de "puertos cerrados" del ministro del Interior italiano, Matteo Salvini. "La Guardia de Finanzas vino en persona para entregar el decreto de Salvini: el puerto está cerrado", ha explicado Sea Eye.

En la tarde del sábado Sea Eye anunció un cambio de rumbo para dirigirse a Malta. Una portavoz de Sea Eye, Carlotta Weibl, ha explicado que no hay ninguna emergencia médica a bordo, pero los migrantes están "débiles".

"Estamos seguros de que Malta nos proporcionará un puerto seguro en cuanto Alemania y otros Estados miembro de la UE se ofrezcan para la acogida. Esperamos que Malta no se quede sola en esto", ha apuntado Weibl. Hasta ahora Malta siempre ha aceptado el atraque cuando otros países se han comprometido a la acogida.

Por otra parte, el velero de rescate 'Alex' de la ONG Mediterranea Saving Humans ha podido desembarcar en Lampedusa a los 46 inmigrantes que transportaba tras atracar sin autorización el sábado en la isla italiana. Los migrantes han desembarcado y se encuentran ya en el centro de internamiento de inmigrantes de la localidad italiana, donde hay más de 200 internos pese a tener una capacidad para 97.

Este domingo las autoridades italianas han anunciado la incautación del barco una multa de 16.600 euros para el capitán --Tommaso Stella-- y el armador tal como prevé el decreto de seguridad del Gobierno italiano que impuso la política de "puertos cerrados". Las sucesivas violaciones conllevan multas aún mayores.

Stella está siendo investigado por instigación de la inmigración ilegal y por incumplir el código de navegación tras no respetar la orden de parar dada por un buque de guerra.

Estos rescates llegan después de la controversia generada por el atraque en Lampedusa del barco 'Sea-Watch 3' para desembarcar a 41 migrantes sin contar con el permiso de las autoridades italianas. La capitana del 'Sea Watch 3', la alemana Carola Rackete, pasó varios días detenida acusada de graves delitos, pero finalmente fue puesta en libertad por la justicia italiana.

Contador

Para leer más