Actualizado 02/07/2022 13:20

Manifestantes prenden fuego a la sede del Parlamento de Libia, en la ciudad de Tobruk

Bandera de Libia
Bandera de Libia - DIMITRIOS KARVOUNTZIS / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

Manifestantes han atacado y prendido fuego en la tarde del viernes a la sede del Parlamento libio en la ciudad de Tobruk, al este de Libia, pidiendo la disolución del mismo, en medio del conflicto político abierto en el país y que de nuevo enfrenta a dos administraciones rivales que pugnan por el poder.

Decenas de protestantes se habrían reunido frente al edificio de la Cámara de Representantes para exigir la disolución del Parlamento, epicentro de una administración paralela al Gobierno de unidad, con sede en Trípoli, y la celebración de elecciones, debido al deterioro de la situación del país.

El país se encuentra dividido nuevamente después de que la Cámara de Representantes de Tobruk diera por finalizado el mandato del primer ministro de unidad, Abdul Hamid Dbeibé, por el aplazamiento de las presidenciales de diciembre y nombrara para el cargo a Fazi Bashaga.

El Gobierno de unidad ha rechazado la decisión de la Cámara de Representantes, que supone un varapalo para los esfuerzos para poner fin al conflicto, y ha mantenido que Dbeibé seguirá en el cargo, una postura apoyada por la comunidad internacional.

Dbeibé fue elegido como primer ministro por el Foro de Diálogo Político Libio (LPDF) en febrero de 2021, con lo que sustituyó al hasta entonces primer ministro de unidad, Fayez Serraj, quien aceptó ceder sus competencias tras el proceso de consultas, iniciado después de un acuerdo de alto el fuego después de que las autoridades de Trípoli rechazaran la ofensiva militar lanzada en abril de 2019 por el general Jalifa Haftar, alineado con las autoridades asentadas en el este.

EL PARLAMENTO, QUEMADO

Los asistentes habrían asaltado el edificio con una excavadora, según ha comunicado el medio 'Libya Akhbar'. Posteriormente, los manifestantes han prendido fuego a las instalaciones del Parlamento.

Tras estos hechos, la sede de la Cámara habría sido completamente quemada, según ha informado el citado medio.

Asimismo, los manifestantes han leído una declaración frente a las instalaciones de las Cortes en la que se solicitaba la disolución de los órganos políticos de Libia, así como la supervisión de la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias antes de final de año, ha informado el medio Alwasat.

En el mismo día, se han producido varias manifestaciones en otras ciudades de Libia. En la capital, Trípoli --en el oeste del país--, varios centenares de personas se ha reunido para protestar contra las milicias y los principales políticos. Además, han exigido un mejor suministro eléctrico y una bajada del precio del pan.

Dbeibé ha apoyado desde Trípoli las protestas. "El pueblo sabe quién está obstaculizando las elecciones: los mismos que obstaculizaron los presupuestos, cerraron el grifo del petróleo y contribuyeron a la exacerbación de la crisis que vive", ha lamentado sobre las penurias que vuelve a atravesar un país dependiente casi exclusivamente del petróleo para salir de la espiral de caos que atraviesa desde la muerte de Muamar Gadafi en 2011.

SIN CRUDO

Mientras, la petrolera estatal libia, la Corporación Nacional del Petróleo (NOC), declaraba este viernes nuevos estados de "fuerza mayor" en los puertos petroleros de Al Sidra y Ras Lanuf, además del campo petrolero Al Feel, después de que expirara el ultimátum otorgado a los responsables de los bloqueos, leales a Haftar, para reabrir los campos.

El estado de fuerza mayor todavía continúa en los puertos de Brega y Zueitina, y el suministro de gas natural a las centrales eléctricas de Zuetina, Bengasi Norte y Sarir está a punto de detenerse, informa el portal Libya Observer.

"Hoy, más que nunca, nos enfrentamos a un desafío formidable, en plena incapacidad para cubrir con combustible las necesidades de las instalaciones vitales del país, y en medio de una fuerte caída de la producción", ha declarado el presidente de la NOC, Mustafá Sanala.

LA ONU LLAMA A LA CALMA

La ONU ha condenado los incidentes y llamado una vez más a la calma en el país. La enviada especial de la ONU, Stephanie Williams, ha descrito el ataque, que no ha dejado víctimas por el momento, como "un acto de vandalismo inaceptable".

"El derecho del pueblo a protestar pacíficamente debe ser respetado y protegido, pero los disturbios y los actos de vandalismo como el asalto a la sede de la Cámara de Representantes ayer (viernes) por la noche en Tobruk son totalmente inaceptables", ha hecho saber en Twitter.

Williams ha instado por último a las autoridades libias a mantener la calma y a actuar con moderación.

Más información