Los manifestantes iraquíes bloquean las carreteras para aumentar la presión en una nueva jornada de protestas

Publicado 27/11/2019 16:14:18CET
Protestas en Umm Kasar (Irak)
Protestas en Umm Kasar (Irak) - REUTERS / ESSAM AL SUDANI

BAGDAD, 27 Nov. (Reuters/EP) -

Los manifestantes han bloqueado algunas carreteras con neumáticos en llamas en el sur de Irak y se han enfrentado este miércoles a la Policía en Bagdad, con el objetivo de aumentar la presión para que las autoridades cumplan sus demandas de una reforma del Gobierno que califican de corrupto.

En Basora, la capital petrolera del sur de Irak, los manifestantes han impedido que los empleados del Gobierno trabajen tras instalar barreras de hormigón pintadas con la forma de ataúdes que representan a sus familiares muertos en semanas de disturbios, según ha señalado a Reuters un testigo.

Las fuerzas de seguridad han matado con armas de fuego a más manifestantes durante la noche. En la ciudad de Kerbala, en el sur de Bagdad, han usado munición real contra la protesta, matando a dos personas.

Cerca de Basora uno de los manifestantes ha muerto a causa de varios disparos, según han indicado la Policía y los médicos, otro fallecimiento que se suma a las 344 personas muertas en todo el país desde que estallaron los disturbios el 1 de octubre.

"Primero hemos pedido reformas y el fin de la corrupción", ha explicado Ali Nasser, un ingeniero desempleado que ha protestado en Basora. "Pero después de que el Gobierno comenzó a matar a manifestantes pacíficos, no abandonaremos la protesta hasta que sea derrocado junto con la clase dominante corrupta", ha agregado.

Las reformas del Gobierno han ascendido a poco más de un puñado de empleos estatales para los graduados, ayudas para personas pobres y vagas promesas de una reforma electoral que los parlamentarios apenas han comenzado a discutir.

"Las reformas son solo palabras. Queremos acciones. Tenemos 16 años de palabras sin acciones. Hemos sido robados", ha dicho Alia, una estudiante de Medicina de 23 años.

El primer ministro, Adel Abdul Mahdi, expresó el martes su preocupación sobre la violencia en una entrevista televisada, pero mayormente se dedicó a culpar a unos "saboteadores" sin identificar por los daños ocasionados.

"Ha habido muertos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad, algunos heridos y detenidos. Estamos tratando de identificar los errores" cometidos por las fuerzas de seguridad en su intento por debilitar las protestas, ha dicho. "El bloqueo de puertos ha costado miles de millones de dólares", ha agregado.

Los manifestantes han bloqueado repetidamente el tráfico en el puerto comercial principal de Irak, cerca de Basora, este mes y han tratado de cercar el Banco Central de Bagdad, presuntamente con el objetivo de perturbar la economía debido a que las demandas de destitución del Gobierno han fallado.

Las grandes protestas, principalmente pacíficas, de Irak son el desafío más complejo para una élite gobernante mayoritariamente chií que ha controlado las instituciones estatales y las redes de ayudas desde la invasión de Estados Unidos en 2003, que derrocó al dictador suní Saddam Hussein.

La población reclamaba originalmente mejoras en los servicios públicos, pero ahora demandan la dimisión del Gobierno y los políticos corruptos. Insatisfecha por las promesas incumplidas, una parte de la población ha optado por la desobediencia civil, mientras la crisis económica hace mella en los ciudadanos, con servicios públicos deficientes y altos niveles de desempleo.

Contador

Para leer más